_
_
_
_
El futuro Gobierno cambiará el sistema financiero para "sanear los balances de las entidades"

El PP prioriza la reforma laboral para que la economía produzca "a menor coste"

El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, impulsará reformas para "competir en un mundo abierto y global, para producir mejor y por tanto a un menor coste". Para el líder del PP, "la primera y más importante" reforma es la laboral. En el sector financiero apuesta por sanear balances y propiciar más fusiones.

El PP prioriza la reforma laboral para que la economía produzca "a menor coste"
El PP prioriza la reforma laboral para que la economía produzca "a menor coste"

Mariano Rajoy reiteró ayer, a una semana de convertirse en presidente del Gobierno, su compromiso con el control del déficit público y su interés por implicar en esta tarea a ayuntamientos y comunidades autónomas. Pero añadió algún matiz a este discurso. En primer lugar, reconoció que "no basta solo la austeridad ni la austeridad lo resuelve todo", ya que la reducción del gasto "no va a producir efectos positivos" en el crecimiento económico, incluso todo lo contrario. Y, en segundo lugar, apuntó que las reformas tienen que ir orientadas a "producir mejor y a un menor coste".

Rajoy insistió en la importancia de cumplir con el objetivo del 6% de déficit para este año, lo que equivale a unos 60.000 millones de euros, dadas las dificultades de obtener financiación internacional "a un precio razonable". Las últimas compras de deuda soberana por parte del BCE han contribuido a aliviar la situación. El PP está convencido de que no es solo cuestión del Estado y por ello acordará con las comunidades evitar duplicidades y que cada competencia la ejerza una sola administración.

La primera reforma y la más importante para el próximo Gobierno es la laboral, y quiere modificar aspectos como la contratación, la negociación colectiva, las cifras de absentismo, el arbitraje en los conflictos y la formación. Rajoy está convencido de que hay que abordar estos asuntos para mejorar la competitividad de la economía y ha emplazado a sindicatos y empresarios a que en la semana posterior a Reyes le envíen sus "opiniones". El PP quiere desligar la evolución de los salarios del IPC y dar prioridad a los convenios y acuerdos de empresa.

Carta del BCE

La reducción de los costes de producción ya la planteó en agosto pasado el BCE, que en una carta al Gobierno español le pedía una "devaluación competitiva" y la instauración de los denominados minijobs, contratos de trabajo remunerados por debajo del salario mínimo interprofesional. Rajoy espera el mayor acuerdo posible entre los interlocutores sociales y entre estos y el Gobierno, pero después tomará las decisiones que considere "buenas" para la defensa del interés general. La reforma laboral es prioritaria, según Rajoy, para dar paso posteriormente a cambios en otros ámbitos, como el fiscal, educativo, energético y el de empresa.

Rajoy calificó de "verdaderamente inasumibles" las cifras de desempleo juvenil, que afecta al 45% de los jóvenes. El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, dijo ayer que estos datos evidencian la necesidad de reformas en el mercado laboral. El coordinador de Economía y Empleo del PP, Cristóbal Montoro, cree que "casi seguro" no se creará empleo en 2012, que será un año "muy difícil". Montoro piensa que los grandes impuestos como el IVA no deben subir porque lastraría el consumo.

El Gobierno del PP pretende también reestructurar el sistema financiero para que fluya el crédito. Los planes pasan por "sanear los balances de las entidades", que albergan activos tóxicos (principalmente viviendas y suelo sin vender) por 102.000 millones. Este es un compromiso conocido ya del PP, pero Rajoy ayer fue un poco más allá a afirmar que al final del proceso desea que quede en España un grupo, "necesariamente menor del que hay", de entidades financieras "que cumplan su función de dar crédito". En cualquier caso, el futuro presidente aportará detalles en el debate de investidura.

El PP trabaja con una previsión de crecimiento económico tanto para 2011 como 2012 inferior al 1%. Por ello, el nuevo Gobierno quiere presentar "con la mayor celeridad posible" una propuesta de previsión concreta para el año que viene para orientar a las comunidades en sus presupuestos, así como fijar el techo de gasto para la Administración y los Presupuestos Generales del Estado de 2012. En la elaboración de las cuentas para el próximo año el PP tendrá que tomar "decisiones importantes, difíciles" para controlar el déficit público.

Hoy se celebrarán los actos de constitución del Congreso y el Senado, que presidirán Jesús Posada y Pío García-Escudero. El día 19 y 20 será el debate de investidura en la Cámara baja y 21 tomará posesión Mariano Rajoy. Sus ministros lo harán el 22 de diciembre y un día después se celebrará el primer Consejo de Ministros, en el que se acordarán las primeras medidas. Rajoy ya avanzó ayer que en la reunión del 30 de diciembre "ya habría que tomar algunas decisiones importantes de cara al próximo año", posiblemente sobre el salario de funcionarios y pensiones.

Pacto de congelación salarial

Sandalio Gómez, profesor del IESE, reclamó ayer un pacto de congelación salarial para el próximo ejercicio, tanto en el sector público como en el privado. "De esta manera se enviaría un mensaje claro de que hay un compromiso colectivo para tratar de reconducir la economía", apuntó ayer en un encuentro informativo. Esa congelación, sin embargo, no se aplicaría a los salarios de más de 100.000 euros, que sufrirían una reducción en sus emolumentos, aún por definir. "Así también se distribuiría de forma más proporcional el esfuerzo entre todos los trabajadores", señaló. El último acuerdo de moderación salarial firmado entre empresarios y sindicatos fijaba una subida entre el 1,5% y el 2,5% para el próximo ejercicio.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_