Los objetivos fundamentales serán crecer y crear empleo

Rajoy anuncia que habrá más fusiones bancarias

El futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró hoy que sus dos principales objetivos son el crecimiento económico y la creación de empleo. Para ello, el líder del PP anunció además de una reforma laboral, que el sector financiero tendrá que sanear sus balances y que el número de entidades será "necesariamente menor".

Mariano Rajoy con Alfonso Alonso, Jesús Posada, Pío García-Escudero y José Manuel Barreiro
Mariano Rajoy con Alfonso Alonso, Jesús Posada, Pío García-Escudero y José Manuel Barreiro

Además de anunciar al calendario de las próximas semanas, el ganador de las elecciones y futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vuelto a señalar ante los medios de comunicación y la Junta Directiva Nacional de su partido que los objetivos primordiales serán crear empleo y crecer. "La economía es la urgencia y mayor prioridad de los españoles", ha indicado.

Rajoy espera que para el próximo 23 de diciembre se celebre el primer Consejo de Ministros y que en el siguiente, el del 30 diciembre, se tomen las primeras decisiones de gran calado.

Después de realizar un resumen general de la situación económica que atraviesa España, con más de cinco millones de parados y unas previsiones de crecimiento inferiores al 1% para 2011 y 2012, Rajoy ha anunciado que uno de los focos de atención en lo próximos meses será Europa y la crisis de deuda que afecta especialmente a nuestro país.

En referencia al momento que vive el sistema bancario, Rajoy ha afirmado que espera "reducir el número de entidades", con lo que deja abierta la puerta a futuras fusiones. El saneamiento de los balances ocupará un papel destacado en esta nueva etapa.

Aunque la austeridad regirá parte de las actuaciones del Ejecutivo, esta no lo será todo. "No basta con la austeridad", ha señalado, y ha añadido que deberá ir acompañada de reformas, la primera de las cuales será la reforma laboral. Prueba que evidencia su relevancia es la reunión mantenida hace un par de semanas con los agentes sociales. En las citas, celebradas por separado con cada una de las partes implicadas, Rajoy puso sobre la mesa algunos de los asuntos claves tales como el absentismo o la resolución de los conflictos.

El futuro presidente ha dicho que fijará un techo de gasto para la Administración. Para conseguirlo tratará de buscar consensos y apoyos con las principales fuerzas políticas, pero si no se llega a un acuerdo advierte que el "Gobierno actuará", es decir, se compromete a tomar cartas en el asunto para cumplir con los objetivos de déficit.

Por otra parte, Rajoy insistió en la necesidad de que las comunidades autónomas se impliquen en sus proyectos: "El déficit no es solo cuestión de la administración central. Las reformas para evitar duplicidades tienen que implicar también a las Comunidades Autónomas", comentó.

El líder de los populares aprovechó la ocasión para lanzar varias veces el mensaje de que España va a salir adelante tras la crisis, "si hacemos las cosas bien". Asimismo, apuntó que "intentaremos repartir de forma equitativa los costes de la crisis", sin concretar medidas.