Inversión en divisas

China invertirá 220.000 millones en dólares y en euros

China ultima la creación de dos fondos por unos 220.000 millones de euros destinados a inversión en divisas extranjeras, en concreto, euros y dólares. Este movimiento del gigante asiático sucede al acuerdo en el seno de la UE para ampliar los fondos del FMI.

El Banco Central de China está perfilando los últimos detalles de un nuevo vehículo financiero destinado optimizar la rentabilidad de sus inversiones en divisa extrajera, según Reuters.

El nuevo vehículo contaría con dos fondos de inversión dotados conjuntamente con 300.000 millones de dólares (unos 220.000 millones de euros).

Ambos fondos dependerán de la sección del Banco Central de China que se encarga a su vez de gestionar la gigantesca inversión china en divisa extranjera: alrededor de 250 billones de euros.

Este movimiento del gigante asiático coincide con el acuerdo alcanzado en la Unión Europea para levantar un cortafuegos ante la crisis de euro. Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE han decidido hoy combinar el fondo de rescate temporal y el permanente durante un año, además de reforzar la potencia del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La entrada definitiva del FMI en el escenario de la crisis ha desatado las nuevas especulaciones sobre la implicación de los países emergentes en la respuesta a la crisis europea.

Los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) decidieron en la última cumbre del G-20 de Cannes que solo estarían dispuestos a colaborar a través del FMI, que tras el último acuerdo podría aumentar sus fondos hasta los 400.00 millones de euros.

Un portavoz del Gobierno chino salió hoy mismo al paso de los nuevos acuerdos. "China siempre ha apoyado el proceso de integración de Europa y sus esfuerzos para superar los problemas de deuda soberana", por lo que Pekín continúa dispuesta a trabajar con Bruselas y otras economías "para estabilizar el mercado financiero y promover la recuperación", señaló.

Los líderes del gigante asiático habían repetido durante las últimas semanas estaban interesados en invertir en la economía real tanto de Europa como de Estados Unidos, además de continuar creciendo en sus posiciones de deuda pública de los grandes Estados occidentales.