Jazztel, de chicharro a candidato al Ibex 35

La expresión "cualquier tiempo pasado fue mejor" no siempre se cumple. Y en el caso de Jazztel no obedecería a la realidad. La operadora presidida por Leopoldo Fernández Pujals ha logrado revertir su imagen en los mercados financieros. Hace unos años, la compañía era considerada como uno de los chicharros clásicos de la Bolsa española y, sin embargo, su evolución le ha llevado a convertirse en un candidato a entrar en el Ibex 35. Es posible que no lo logre en la próxima revisión del selectivo índice español (el Comité Asesor Técnico se reúne en la tarde del lunes 12 de diciembre y parece que Día es la favorita para sustituir a BME), pero ahora sus aspiraciones están perfectamente legitimadas.

En los últimos días, varios informes de analistas han hablado sobre la nueva situación de la empresa. Por ejemplo, la casa de Bolsa Mirabaud indicaba que tanto Jazztel como Viscofan "empiezan a tener opciones futuras". En un informe para sus clientes, estos analistas explicaban que ambas empresas se "han situado próximos a la zona del Ibex, cumpliendo con los requisitos necesarios para la entrada, si bien todavía no superan a ningún valor del índice".

Pero, ¿cuáles son las condiciones para entrar en el Ibex 35? Básicamente que los candidatos tengan una capitalización superior al 0,3% del índice durante el periodo de control (en este último caso entre el 1 de junio y el 30 de noviembre); un mayor volumen negociado durante el citado periodo de control; y que el valor haya sido contratado, al menos, en un tercio de las sesiones del periodo de control.

En este escenario, la posición de Jazztel se adaptaría a estos requisitos. La compañía se sitúa en el puesto 34 del ranking de empresas cotizadas españolas en términos de volumen medio negociado con un total de 5,1 millones de euros en 2011. La cifra es un 30% superior a la registrada en 2011.

Además, en términos de liquidez, la compañía está haciendo una media de 45,1 millones de euros, lo que la convierte en uno de los valores más líquidos del mercado, fuera del ámbito del Ibex 35.

En este momento, la capitalización bursátil de Jazztel se mueve en el entorno de los 1.000 millones de euros, lo que sitúa a la operadora por delante de otros valores como Antena 3, Meliá Hotels, Gamesa, NH Hoteles o Almirall. Hasta antes de la sesión de ayer, la operadora presentaba una revalorización del 14,65% desde principios de año, frente a un retroceso del 12,3% de Ibex 35 y un descenso del 13,6% del Índice General de la Bolsa de Madrid. Los accionistas, encabezados por Fernández Pujals, Governance for Owners y BNP Paribas, deben estar contentos. Y las previsiones de los analistas son positivas. Firmas como Raymond James, Banco Sabadell, Gabelli & Co, Goldman Sachs, Santander o Nmás1 mantienen recomendaciones de comprar o sobreponderar. Sabadell y Goldman tienen el precio objetivo de las acciones de Jazztel en 5,50 y 5,77 euros (ayer cerraron ligeramente por debajo de los 4 euros).

Estas cifras parecen indicar que Jazztel va a seguir sacando partido del actual escenario del sector español de las telecomunicaciones, inmerso en una dura guerra de precios, agravada por la búsqueda incansable de las mejores ofertas por parte de los usuarios a causa de la crisis económica. La operadora rebasó en el tercer trimestre el millón de usuarios de ADSL. Jazztel cerró ese periodo con 1,04 millones de clientes de banda ancha, un 30% más que en el mismo periodo del pasado año. A su vez, registró unos ingresos de 547 millones de euros en los nueve primeros meses de 2011, en línea para alcanzar el objetivo de su plan de negocio, que comprende un rango de entre 730 y 750 millones. Unos números que, de mantenerse, abrirán las puertas del Ibex 35 a Jazztel.