1.330 denuncias contra cinco directivos por prevaricación y falsedad

La mitad de los controladores se querella contra la cúpula de Aena

Más de la mitad de los 2.400 controladores aéreos de Aena presentaron el 2 de diciembre 1.330 querellas criminales contra cinco directivos de Aena por los sucesos del 3 de diciembre de 2010 que provocaron el cierre del espacio aéreo. La iniciativa es del sindicato USCA y busca "apoyar" a los 440 imputados del colectivo por aquellos sucesos. Sin embargo, ha sido presentada por cada controlador la título individual.

Las secuelas del plante de los controladores de Aena del 3 de diciembre de 2010, que tuvo como consecuencia el cierre del espacio aéreo, la ruina de las vacaciones de 600.000 españoles y la militarización del servicio, siguen levantando olas un año después. Un total 1.330 controladores aéreos, (sobre una plantilla total en Aena de 2.400) presentaron el 2 de diciembre otras tantas querellas criminales contra personas que ocupaban en ese momento la alta dirección de la empresa pública que gestiona el control del tráfico aéreo y es propietaria de la red de 48 aeródromos españoles de titularidad estatal.

Los dos principales directivos contra los que dirigen las querellas criminal son Juan Ignacio Lema, actual presidente de Aena, y Carmen Librero, directora de navegación aérea en diciembre de 2010. Junto a ellos se denuncia a tres colaboradores de Librero: Salvador Merino, Enrique González y Andrés Torrecilla. Los delitos que se esgrimen en las denuncias son revelación de secretos, delito contra los trabajadores, falsedad documental, prevaricación y malversación de caudales públicos.

Este diario ha tenido acceso a documentos preparatorios de la iniciativa. De ellos se desprende que en la elaboración de la avalancha de querellas han participado miembros del sindicato de controladores USCA. Su propósito, según estos documentos, es múltiple: primero "la defensa de la profesión y el colectivo"; segundo, ofrecer "apoyo a todos los imputados por el cierre patronal del pasado mes de diciembre" y, tercero, depurar "las posibles responsabilidades en que hubieran podido incurrir" los directivos contra los que dirigen la iniciativa.

La razón por la que USCA no aparece como titular de la iniciativa es que "tiene que ser presentada por cada uno de nosotros" ya que la defensa de ciertos bienes jurídicos no puede ser ejercida por sindicatos sino por personas individuales". Los promotores afirman, no obstante que "los primeros en adherirnos a dicha querella seremos los diferentes representantes sindicales".

Para poder articular la iniciativa "los controladores interesados" otorgaron "poderes para iniciar el pleito" ante notario en las primeras semanas del pasado mes de noviembre. A este fin, el sindicato promovió reuniones informativas en las distintas dependencias y entregó la documentación pertinente a todos los profesionales que han secundado la iniciativa.

El coste de los procedimientos va a ser asumido "íntegramente por USCA y cada uno de nosotros únicamente tendrá que pagar la minuta de los poderes notariales", explica la documentación.

Fuentes de USCA no confirmaron la presentación de las querellas, pero su boletín interno de 6 de diciembre da cuenta de ello. Fuentes de Aena y del Ministerio de Fomento aseguraron que no se ha recibido notificación de la denuncia, pero entienden que "se trata de una estrategia jurídica ante el avance de los procedimientos judiciales contra los controladores".

Estrategias judiciales en un procedimiento sin fin

Los controladores que se han querellado contra la dirección de Aena reconocen que se trata de "una estrategia de apoyo" a sus compañeros imputados en los procesos legales que se abrieron tras el cierre del cielo el 3 y 4 de diciembre de 2010. Un año después hay abierto un complejo proceso judicial y administrativo.

La respuesta masiva que los controladores han dado a la convocatoria de USCA para querellarse contra la dirección de Aena se debe, en parte, a que 437 miembros del colectivo han recibido entre el 21 de noviembre y el 3 de diciembre la comunicación de que la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) les ha abierto expediente administrativo por las infracciones de hace un año contra la Ley de Seguridad Aérea. Estos expedientes se suman a los 451 abiertos por la propia Aena en el ámbito laboral por infringir el Estatuto Básico de la Función Pública. Tales expedientes quedaron en suspenso a la espera de las sentencias judiciales que tendrán que derivarse de la denuncia masiva de usuarios perjudicados a los que representa el bufete Cremades y que se concentran en el Juzgado de Instrucción número 3 de Madrid ante el que han declarado unos 150 controladores y deben hacerlo próximamente otros tantos.

En los doce meses transcurridos, no obstante, se han producido más desestimaciones de denuncias que avances en el establecimiento de culpabilidades. Juzgados de instrucción de Málaga, Asturias, Cantabria, Castilla y Valencia han archivado las causas contra controladores de sus circunscripciones. Otro juez ha establecido que Aena no debe indemnizar a los viajeros atrapados en el caos, ya que no pudo prever la actitud que iban a tomar los controladores aquel 3 de diciembre.

USCA

Equipo legal que prepara las querellas:

l Abogados: los poderes de los controladores que han presentado las querellas han sido otorgados en favor de los abogados Marta Jiménez Cassina y José Aníbal Álvarez.

l Procuradores: actúan los profesionales de Madrid Juan Torrecilla y Alicia Casado.

l Colaboración: USCA reconoce que "que no pertenecen a BCN Iuris", el bufete contratado hace un año, "pero que colaborarán con ellos".