La cumbre europea introduce la necesidad de una mayoría del 85%

España no tendrá derecho de veto sobre los mecanismos fiscales europeos

Lo había pedido el próximo presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pero finalmente España no tendrá derecho de veto para activar los mecanismos de rescate. La cumbre europea ha decidido que hace falta una mayoría del 85% y no del 90% tal y como planteó por dos veces el todavía presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

José Luis Rodríguez Zapatero y Jose Manuel Barroso, en la cumbre de 9 de diciembre de 2011
José Luis Rodríguez Zapatero y Jose Manuel Barroso, en la cumbre de 9 de diciembre de 2011

España respalda el pacto fiscal alcanzado por la mayoría de los líderes de la Unión Europea, pero no tendrá derecho de veto sobre los mecanismos de rescate, tal y como pretendía el próximo presidente del gobierno, Mariano Rajoy, para situar al país en la primera línea de las decisiones en el seno de la Unión.

Durante una rueda de prensa posterior al Consejo Europeo, el todavía presidente en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, ha confirmado que los países miembros han introducido un cambio para agilizar la toma de decisiones relativas al fondo permanente de rescate (MEDE), cuya entrada en vigor se adelantará a julio de 2012 y se solapará con el fondo temporal (FEEF). La cumbre ha sustituido la unanimidad necesaria hasta ahora por una mayoría de 85% (en función del capital que los bancos centrales nacionales tienen en el Banco Central Europeo). Por dos veces, y a petición de Rajoy, Zapatero ha planteado elevar esa mayoría al 90%.

De este modo, solo Alemania, Francia e Italia podrán bloquear el mecanismo de rescate, dotado con 500.000 millones de euros. España, que aporta un 11,9% al BCE, también formaría parte de ese grupo si se hubiera bajado del 15 al 10% el mínimo necesario para bloquear la puesta en marcha del fondo. Pero el argumento principal del resto de socios, según apuntó Zapatero, es que el 85% es también la regla en el Fondo Monetario Internacional.

"Es verdad que hay una derivada que tiene otra dimensión; pasar del 85 al 90% supone que España, por sí sola, podría vetar, pero el objetivo de un país como el nuestro, más que vetar, es facilitar que tengamos la posibilidad de que ese mecanismo actúe", recalcó Zapatero.

De hecho, el todavía presidente consideró que se ha dado un "paso importante" al eliminar la unanimidad, a la que España se oponía porque era una regla "muy estricta". Reconoció que la petición de Rajoy era comprensible y a él también le habría gustado que se hubiera aceptado, pero insistió en que se ha rechazado con un "sustento". "Se lo he explicado al señor Rajoy y lo ha entendido perfectamente", garantizó Zapatero, quien se ha mostrado además convencido de que España no habría utilizado nunca esa capacidad de veto.

Confianza y compromiso

Zapatero dijo tanto el acuerdo fiscal como y el control de los déficit excesivos con sanciones prácticamente automáticas "deben sostener la confianza y reafirmar el compromiso de la zona euro consigo misma".

Finalmente, parece que Reino Unido se va a quedar solo en su rechazo al pacto europeo para reforzar la disciplina fiscal y salir de la crisis después de todos los demás socios europeos expresasen su disposición a sumarse al acuerdo, incluidos Suecia, República Checa y Hungría, que en un principio también se habían excluido.

Zapatero cree que los resultados de la cumbre son "positivos" pero que se consolidarán cuando sean apoyados por todos los actores, incluidos el FMI, los países emergentes y China. En su opinión, esto se verá en las próximas 24 ó 48 horas.