El desenlace de la tercera caja intervenida

Sabadell se queda CAM y la banca asume el coste de su saneamiento

Finalmente, no hubo sorpresas. El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), un organismo controlado por el Banco de España y el Gobierno, acordó ayer que sea Banco Sabadell quien absorba Caja Mediterráneo (CAM). El coste del rescate correrá a cargo del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) -financiado con las contribuciones de la banca- que aporta 5.249 millones de euros para sanear la entidad. Con la operación Sabadell supera en tamaño a Popular.

Las piezas defectuosas del puzle bancario español van encontrando acomodo. CAM, la tercera caja intervenida por el Banco de España (tras CCM y Cajasur) fue ayer adjudicada a Banco Sabadell. Ahora son Banco de Valencia (también intervenido) y Unnim (nacionalizada) las próximas fichas a encajar.

Aunque fue el FROB quien jugó el papel inicial en el rescate de la caja alicantina, al inyectarle 2.800 millones de euros, será el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) quien corra con la factura del saneamiento.

La operación, ejecutada ayer, consiste en que el FGD (financiado con dinero de los depositantes de bancos y cajas) adquiera el 100% de Banco CAM (el vehículo al que la caja había transferido todos sus activos) mediante una inyección de 5.249 millones de euros. El FROB, que era el único accionista, recupera los 2.800 millones desembolsados.

SABADELL 1,08 4,63%

Una vez aportados esos fondos a la entidad, el FGD la transmitirá a Sabadell por 1 euro. Tan simbólico precio no basta para que el banco catalán pueda asumir una caja con graves problemas financieros y una cartera de activos tóxicos valorada en 24.000 millones de euros. Es por eso, que el FGD soportará un esquema de protección contra pérdidas futuras, que facilite la digestión de la caja al grupo presidido por Josep Oliú.

La consultora Ernst & Young ha cifrado en 5.500 millones las pérdidas que sufrirá en los próximos 10 años Banco CAM por su cartera de activos tóxicos (crédito a promotor, crédito hipotecario con dudas sobre su cobro; inmuebles y suelo adjudicado; crédito a empresas ligadas con el sector constructor...). De este montante, cerca de 4.000 millones se cubrirán con las provisiones creadas a tal efecto. El resto, de materializarse, será asumido en un 80% por el FGD (1.040 millones de euros, en valor actual) y en un 20% por Banco Sabadell.

æscaron;nica puja por la entidad

El banco catalán fue la única entidad que llegó a presentar una oferta en la puja final, según reconocieron ayer fuentes del FROB. A la subasta, se presentaron 25 entidades en su fase inicial, que quedaron en ocho en el primer corte. Sin embargo, grupos como Santander, BBVA, Ibercaja o La Caixa han descartado lanzar un órdago por Caja Mediterráneo.

Tras aportar 5.249 millones de euros al rescate de CAM, el FGD se quedará tan solo con 1.344 millones en los próximos meses. No obstante, en febrero recibirá la aportación anual por parte del sector, con lo que superará los 3.000 millones de euros, una cantidad "más que suficiente" para hacerse cargo de los futuros saneamientos de Unnim o Banco de Valencia, según fuentes del FROB.

En una tercera pata de la operación, relativa a la liquidez, el FROB se ha comprometido a "garantizar el acceso de la entidad a determinadas fuentes de financiación de las que dispone actualmente". En concreto, 7.700 millones de líneas de crédito con el BCE, que por ahora se mantienen, y 4.500 millones de deuda avalada por el Estado, que ya se ha anunciado que se podrá refinanciar, con lo que, en un principio, el Estado no tendrá que soportar ninguna carga del rescate.

Caja Mediterráneo registró hasta septiembre pérdidas por 1.713 millones de euros y registró una morosidad del 20%.

Un salto de gigante para el banco catalán

Con la adquisición de Caja Mediterráneo, el grupo presidido por Josep Oliu incrementará sus activos un 75%, al pasar de contar con un volumen de activos de 95.700 millones de euros a 167.000 millones. Este salto en tamaño le permitirá superar la dimensión de Banco Popular (contando con la integración de Banco Pastor, ahora en curso).

Uno de los factores que ha tenido en cuenta el Banco de España a la hora de evaluar si Sabadell tendrá capacidad financiera suficiente para absorber una entidad del tamaño de CAM es su experiencia en integraciones. En la última década, el banco catalán ha comprado Natwest, Herrero, Atlántico, Urquijo y Guipuzcoano, logrando en cada ocasión reducir el tiempo de absorción. "Cuenta con la mejor experiencia del sector en cuanto a fusiones", apuntan fuentes del FROB. La entidad también tiene presencia en Estados Unidos desde 2007.

El nuevo grupo contará con 17.000 empleados y 2.280 oficinas aunque, en las próximas semanas Sabadell anunciará un plan de ajuste para CAM.