Alerta de una posible contracción del PIB del 0,4%

El BCE empeora las perspectivas económicas de la eurozona para 2012

El Banco Central Europeo (BCE) ha confirmado el sombrío panorama económico de la zona euro. La autoridad monetaria empeoró hoy significativamente los pronósticos de crecimiento para 2012 hasta el terreno de la recesión. Prevé que el PIB se mueva en una horquilla de entre un -0,4% y un 1%.

El BCE revisó hoy a la baja los pronósticos de crecimiento para el año próximo ante la crisis de confianza que asola la zona euro. El presidente de la autoridad monetaria, Mario Draghi, alertó de una posible recesión en 2012 al situar la evolución del PIB en una horquilla de entre el -0,4% y el 1% para el conjunto del ejercicio, frente a la anterior estimación de entre el 0,4% y el 2,2%. Para 2013 espera un crecimiento en un rango de entre el 0,3% y el 2,3%.

El banquero italiano avanzó que la actividad económica en el último trimestre de este año está prácticamente paralizada tras un tímido crecimiento intertrimestral del 0,2% en el tercer trimestre. Draghi dijo que existen "riesgos a la baja" en un contexto de incertidumbre y varios factores que impiden que la eurozona tome impulso. Entre ellos, destacó la caída de la demanda y la falta de financiación que está castigando a las entidades financieras y a los ciudadanos. "Los datos apuntan a un menor crecimiento económico en el cuarto trimestre", señaló, para después añadir que no obstante espera que "la actividad se recupere a lo largo del año que viene apoyada en unos tipos de interés muy bajos".

El nuevo gestor del BCE achacó estos problemas a la desconfianza provocada por las tensiones en los mercados y los ajustes tanto en los sectores financieros como no financieros. "Este estado de incertidumbre -afirmó- intensificará las tensiones en los mercados y su contagio a la economía real".

En cuanto a la inflación, Draghi comentó que se mantendrá en el nivel del 2% en unos meses para situarse después por debajo de ese nivel. En su opinión, tanto los salarios como los precios "deberían ser moderados", al igual que lo está siendo el crecimiento en el bloque del euro.