La ESMA podría imponer sanciones o retirar licencias por mal funcionamiento

El supervisor europeo investiga las agencias de calificación

Por primera vez, una entidad externa está evaluando in situ el funcionamiento de las todopoderosas agencias de calificación estadounidenses, a las que podría multar o retirar la licencia en caso de mala praxis.

Se trata de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA, por sus siglas en inglés), que ha enviado desde principios de noviembre a varios de sus miembros a las sedes de las tres grandes (Standard&Poor's, Moody's y Fitch), además de a otras más pequeñas, para investigar de qué modo llegan a sus calificaciones sobre la deuda soberana.

La investigación cobra especial importancia una vez que S&P anunció ayer que pone en vigilancia negativa la calificación de 15 países de la zona euro, un movimiento que se ha interpretado como presión externa ante la cumbre europea del viernes.

El consejero de gobierno francés del BCE, Christian Noyer, ha afirmado hoy que la metodología de S&P se está haciendo más política y menos conectada a los fundamentos económicos.

Según el portavoz del ESMA, la entidad publicará sus conclusiones antes de abril. "Si encontramos algún síntoma de malversación, ESMA tiene poder para multar a las agencias, suspender sus calificaciones e incluso retirar su licencia para operar". "Tendrán que probar que tienen un procedimiento de calificación sensato que despeje conflictos de intereses", ha añadido.

La ESMA, con sede en París, fue creada este mismo año como el principal organismo superivisor europeo sobre funcionamiento de mercados, lo que abarca las agencias de calificación. La investigación, que continuará hasta finales de mes, supone el primer intento de vigilar la actividad de una industria cuyas decisiones no han sido cuestionadas hasta ahora.

Las tres grandes agencias de calificación perdieron buena parte de su prestigio durante la crisis financiera global: días antes de bancarrotas tan sonadas como la de Lehman Brothers, seguían valorando su deuda como segura.