Desde AA- hasta A

Fitch rebaja dos escalones el rating de la filial portuguesa del Santander

Fitch ha rebajado dos escalones la calificación de la filial portuguesa del Banco Santander, desde AA- hasta A. La firma de calificación ha apuntado al aumento del riesgo en Portugal.

La agencia de notación financiera Fitch anunció hoy que rebaja su calificación al Banco Santander Totta en dos escalones, desde "AA-" hasta "A", debido a la delicada situación financiera de Portugal.

En un comunicado, Fitch apuntó al empeoramiento de las perspectivas económicas y al aumento del riesgo en Portugal y en su sector financiero como los principales motivos de este descenso a la filial lusa del Santander.

De esta forma, la nota del Totta deja de ser la misma que la de su matriz, que fue degradada a principios de octubre en un peldaño, de "AA" hasta "AA-".

Además, la agencia decidió colocar la calificación del banco luso -el cuarto más importante del país en volumen de negocios- bajo vigilancia negativa.

Esta rebaja se produce apenas dos semanas después de que Fitch recortara la nota de la deuda soberana de Portugal de "BB+" a "BBB-", situándola ya al nivel de "bono basura", como anteriormente hizo Moody's.

La agencia subraya que pese a sus últimas mejoras, el ratio entre depósitos y créditos del Santander Totta sigue por debajo de la media de las mayores entidades financieras lusas, en torno al 145 %.

"El banco deberá mejorar más todavía esta proporción para lograr situarlo en el 120 % antes de finales de 2014", según los analistas de Fitch, que recordaron que éste es uno de los compromisos adquiridos por las autoridades lusas con la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a cambio de su ayuda financiera, concedida en mayo.

La agencia reconoció, sin embargo, que el Totta posee unos índices de calidad de sus activos mejores que los de sus competidores en Portugal.

Asimismo, los analistas de Fitch mostraron su confianza en que la filial lusa del Santander cumpla con los nuevos requisitos de capital exigidos a nivel europeo.

En su opinión, esta mejora de sus índices de solvencia es necesaria tanto "para contrarrestar un mayor deterioro de la calidad de los préstamos" como para compensar "su significativa exposición a la deuda soberana de Portugal".