Análisis de Cárpatos

S&P vuelve a dar la nota

Nos las prometíamos muy felices el lunes con subidas generales en los mercados muy ilusionados por la presentación de las líneas generales del plan que se votará el viernes en la reunión de líderes europea y que se espera que ponga suelo la crisis actual de la deuda en Europa y que permita a Asia y América hacer más caso de su situación actual.

Estábamos en un punto clave porque ya teníamos casi dominada la negociación por encima de la importante media de 200 sesiones en el S&P 500, que también estaba apoyando al Dow Jones de contado para casi estar tocando los máximos de octubre, cuando la información acerca de la puesta en perspectiva negativa de toda la zona euro por parte de la agencia S&P, nos sacó de máximos y puso el futuro del Dax 30 y del Euro Stoxx 50 en negativo.

Estados Unidos consiguió cerrar en positivo con el S&P y el Nasdaq con una subida de más del 1%, pero tanto el Dow Jones como el mini S&P nos han dejado otra Karakasa invertida con volumen más alto que la que dejamos ayer, lo que sigue siendo muestra de interés vendedor y que nos deja más o menos en el mismo sitio, técnicamente hablando, que ayer. Lo que nos está mostrando el mercado es que se refuerza la espera y precaución acerca de lo que pueda pasar el viernes ya que tanto Francia como Alemania buscan tomar decisiones en esa misma reunión, por lo que el debate será muy intenso ya que se tiene que hacer en un tiempo muy rápido la lectura de toda la propuesta, digestión, debate y votación de la misma, y nadie tiene muy claro el resultado.

Aún así, la presión de las agencias de calificación es un acicate para la toma de decisiones ya que una pérdida de sobresalientes en las calificaciones de algunos países va a subir inmediatamente los tipos a los que se financian y ya sabemos que el fondo de rescate depende de la calidad de los países que lo respaldan afectando directamente a su capacidad de apalancamiento, por lo que cuanto menos nota se tenga, menos potencia de fuego tiene.

Hoy Asia se ha vuelto a teñir de rojo por el miedo a la situación tan crítica a la que se está llegando en Europa y que con lo de S&P se han disparado recogidas de beneficio. La subida desde los mínimos de noviembre ha sido muy pronunciada y todo el mundo tiene en mente el rally de Navidad, pero si las cosas se ponen difíciles, más de uno no va a poder aguantar sabiendo que tiene tanto beneficio casi en el bolsillo, lo que puede despertar recogida de beneficios en Europa y crear una corrección que podría verse como saludable, vistas las fuertes subidas y el vértigo que producen.

El euro se mantiene estable entre el 1,34 y el 1,35, más o menos, y no da muestras de una alegría especial por lo que tenemos por delante, ya que tiene en mente que el jueves el Banco Central Europeo rebaje otra vez los tipos para ayudar a la economía europea. Tampoco tenemos un potencial inflacionista elevado viendo la fuerte remesa de recortes que se avecinan en Europa que han comenzado por Italia y que probablemente continúen en España.

Algo que nos debe aliviar por el momento es la fuerte bajada de los diferenciales ayer de casi un -18% tanto para Francia, Italia y España. Los CDS se hundieron un -5.3% para Italia, -8.9% para España y -7% para Francia. Con esto, el aumento de demanda que hubo en las últimas subastas de estos países ya está teniendo beneficio por la subida de precios de esos activos al bajar las rentabilidades, por eso comentamos en su día que era buena señal.