Como contrapartida a la subida de impuestos

La CE propone reducir las exenciones al IVA y el fraude para elevar ingresos

La Comisión Europea (CE) propuso hoy reducir las exenciones y reducciones del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) que se aplican a determinados productos y servicios y perseguir el fraude para incrementar la recaudación sin tener que elevar los tipos.

El sistema actual -diseñado hace 40 años y que, según Bruselas, ya no se adapta a las necesidades del mercado interno- exige a los Estados miembros un tipo de IVA del 15% como mínimo, pero les deja libertad para imponer tasas superiores, e impone otro reducido de no menos del 5%.

"El IVA debe ser más eficiente para apoyar la consolidación fiscal de los Estados miembros y un crecimiento económico sostenible", señaló la CE en un comunicado, en el que también indica que los países comunitarios recaudaron con este gravamen unos 783.000 millones de euros en 2009, alrededor del 20% de sus ingresos fiscales.

El Ejecutivo comunitario explicó que ampliar la base imponible y limitar las tasas reducidas podrían generar nuevos ingresos en los Estados miembros sin necesidad de un aumento de tipos y anunció que revisará las políticas que aplican los socios europeos en el marco del semestre europeo.

Los Estados miembros pueden aplicar en la actualidad tipos de IVA reducido a ciertos productos (no inferiores al 5%), pero la CE considera que esta posibilidad no es el instrumento más adecuado para asegurar la redistribución a los hogares más pobres o garantizar el consumo.

Asimismo, opina que en el contexto de crisis actual, que exige una consolidación fiscal fuerte, es preferible limitar los tipos reducidos y las exenciones que elevar el IVA.

Bruselas sugiere que deje de aplicarse un IVA reducido a aquellos productos y servicios que constituyen un obstáculo al funcionamiento del mercado interno o que puedan tener efectos nocivos sobre el medio ambiente, la salud o el bienestar.

La revisión sobre los tipos de IVA reducido comenzará en 2012 y se concretará en propuestas a finales de 2013.

La CE quiere combatir también el fraude, que afecta al 12% de la recaudación -los Veintisiete dejaron de ingresar más de 100.000 millones de euros procedentes del IVA, según los datos de 2006 citados por la Comisión-, para lo que pondrá en marcha un mecanismo de reacción rápida en 2012.

Una vez analizada con detalle la situación, Bruselas presentará un informe en 2014 en el que indicará si se necesitan tomar más medidas en este sentido.

La tercera pata de la reforma que propone la CE tiene que ver con la carga administrativa que implica la recaudación del IVA, especialmente problemática en operaciones transfronterizas.

La propuesta comunitaria incluye la extensión del modelo de ventanilla única que ya existe en algunos países para simplificar las gestiones relacionadas del IVA, la estandarización de la declaración del impuesto en todas las lenguas oficiales de la UE y la creación de una página web europea que facilite información al respecto.

Bruselas renuncia al sistema de cobro en origen, que fue planteado hace varios años y nunca logró salir adelante por la oposición de varios países de la UE, y mantiene el de cobro en destino como en la actualidad, en el que el IVA lo paga el comprador de un producto o servicio en el lugar en el que lo adquiere.

El comisario europeo de Fiscalidad, Algirdas Semeta, quien presentó en rueda de prensa la comunicación en la que figuran estas propuestas, evitó referirse a casos concretos, aunque sí señaló que la CE aconseja a los países aplicar impuestos sobre el consumo, los bienes y servicios medioambientales y el sector inmobiliario.

Preguntado por España -que aplica un IVA general del 18% y uno reducido del 8%- y por si cree que debe elevar sus tipos de IVA, Semeta dijo no poder pronunciarse hoy sobre la tasa española y añadió que si este país considera necesario tomar más medidas, podrá entonces tener en cuenta la preferencias de la CE.

La Comisión hará recomendaciones específicas por países el próximo año.