Iba a afectar a 600 empleados

Ficosa alcanza un preacuerdo con la plantilla para retirar el ERE temporal

La compañía de componentes de automoción Ficosa ha alcanzado un principio de acuerdo con el comité de empresa para retirar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que iba a afectar a unos 600 empleados durante los primeros meses de 2012, según ha confirmado la empresa.

La retirada del ERE de la planta de Viladecavalls (Barcelona) se sustenta en el proceso de 150 bajas incentivadas propuestas por la empresa, con una indemnización por despido de 45 días por año trabajado y que, por el momento, ya han aceptado 68 empleados.

El principio de acuerdo, que debe ser ratificado por la plantilla la próxima semana, también incluye un proceso de formación de los trabajadores para que se afronte la reconversión productiva de la planta de Viladecavalls, la introducción de un calendario laboral más flexible y la homogeneización de las condiciones laborales de los empleados procedentes de las sedes de Ficosa en Barcelona, Mollet del Vallès y Rubí (Barcelona).

Asimismo, el texto consensuado prevé un incremento salarial para 2011 del 3% con un aumento complementario del 1% en función de los resultados de la empresa, además de un crecimiento similar en 2012 proporcional al convenio provincial del metal.

El miembro de CC OO en la planta barcelonesa Ivan Ramos ha destacado a Efe que los puntos acordados son suficientes para reducir el excedente de horas generado por el retraso de la implantación del plan industrial de la planta y ha asegurado que garantiza la carga de trabajo en Viladecavalls en 2012, además de mejorar las perspectivas para 2013.

El principio de acuerdo se ha alcanzado hoy en una reunión entre los representantes de la empresa y de la plantilla en las oficinas de Inspección de Trabajo de la Generalitat en Barcelona.

Las bajas incentivadas podrán ser solicitadas por los empleados hasta finales de marzo.

El ERE temporal que había presentado Ficosa ante la Generalitat tenía que aplicarse desde enero, durar cien días y afectar a unos 600 empleados de la sección de producción de Ficosa Electronics de la fábrica de Viladecavalls.

La planta fue adquirida por el fabricante español a un precio simbólico a la multinacional Sony, en una operación que en septiembre cumplió un año y que pretende ser un ejemplo modélico de reconversión industrial en Cataluña.