El 40% llega justo a final de mes

El consumidor español, ni gasta ni ahorra

El Índice de Confianza del Consumidor, que desde ahora elabora el Centro de Investigaciones Sociológicas, revela las escasas expectativas de mejora de la economía por parte de uno de sus principales actores, con las manos cada vez más atadas para consumir o ahorrar.

Una dependienta efectúa un cobro con tarjeta de crédito en un establecimiento.
Una dependienta efectúa un cobro con tarjeta de crédito en un establecimiento.

El 75% de los entrevistados no ha adquirido un electrodoméstico en el último año. El 84% no ha comprado muebles para su casa, y más del 95% no tiene planes de adquirir una vivienda en 2012. El consumidor continúa siendo pesimista respecto a la evolución de la economía en los próximos meses, lo que provoca que su consumo continúe retraído y su capacidad de ahorro siga a la baja.

Sobre una puntuación de cero a 200, un valor inferior a 100 muestra una percepción negativa de los consumidores respecto a la evolución de la economía y el mercado laboral. El ICC de noviembre se sitúa en 70,5 puntos, por encima de los 64,1 del mes pasado, mientras que el indicador de expectativas sí supera los 100 puntos por primera vez desde abril de 2010.

Pese a ello, un 40,5% de los consultados afirman llegar justos a final de mes, el 77,3% cree que la situación de la economía española es peor que hace seis meses y el 70% cree que encontrar un trabajo hoy es más difícil que antes del verano. El 44% considera que el estado de su economía familiar es peor, y culpan de ello al alza de la inflación y a unos ingresos insuficientes.

De cara al futuro, la percepción no es mucho más optimista, influenciada principalmente por su previsión de que los precios subirán durante el próximo año. Si un 81% de los encuestados, de media, dice no haber comprado un solo automóvil, moto, mueble o electrodoméstico, tanto grande como pequeño, en 2011, el 65,2% cree que sus posibilidades de adquisición de estos bienes en 2012 serán iguales y el 22,1% que serán inferiores.

Todo hace indicar por tanto que los niveles de consumo, tanto para este año como para el que viene, continuarán sin remontar. Según la encuesta de presupuestos familiares que publicó el Instituto Nacional de Estadística en el mes de octubre, el gasto en consumo de los hogares españoles descendió un 3,1% en 2010, especialmente en el equipamiento de la vivienda (-4,6%) y en hoteles y restaurantes (-4,7%).

En cuanto al ahorro, el 34,2% dice ahorrar "un poco" de dinero cada mes, y el 14,2% confiesa tener que recurrir a los ahorros familiares para cubrir gastos. Sólo el 4,3% dice ahorrar "bastante". De cara al próximo año, el 54,6% prevé que sus posibilidades de ahorro continuarán en los mismos términos que en 2011, y un 31,8% cree que serán menores. Los últimos datos del INE mostraban una caída continuada, trimestre a trimestre, de la tasa de ahorro de los hogares españoles. Al inicio de la crisis, ésta aumentó de forma considerable hasta tocar el 20% sobre la renta disponible. Desde el comienzo de 2010, el porcentaje ha ido cayendo hasta el 12,8% del segundo trimestre del año, mientras que el poder adquisitivo de las familias cayó un 2,4%.

Los consumidores prevén de forma mayoritaria que la inflación crecerá en 2012, así como el tipo de interés de referencia, pese a que los últimos datos reflejan lo contrario: en noviembre, el indicador adelantado del IPC situó la tasa anual en el 2,9%, lo que sería el segundo descenso consecutivo tras la caída del 3,1% al 3% en octubre, mientras que el Banco Central Europeo rebajó los tipos de interés un cuarto de punto el mes pasado.

Según la encuesta del CIS, los consumidores también huyen del mercado de la vivienda. El 95,4% no tienen planes de adquirir una el próximo año, y más de la mitad cree que la evolución de sus precios continuará igual que en 2011.