La reforma hará que las corporaciones locales logren 489 millones más de liquidez al año

El PP abre la puerta a que los municipios paguen su deuda al Estado en 10 años

Ayuntamientos y diputaciones dan por hecho que una de las primeras medidas que aprobará el nuevo Gobierno será la prórroga de cinco a diez años del plazo que tienen para devolver al Estado las entregas a cuenta cobradas de más. Las corporaciones dispondrán de ese modo de unos 489 millones más de liquidez al año, una cifra nada despreciable dada su frágil situación financiera.

La Federación de Municipios y Provincias (FEMP), cuya nueva cúpula acaba de celebrar su primera junta directiva, se muestra convencida de que en el caso de los ayuntamientos el Ejecutivo será sensible a la precaria situación por la que atraviesan sus finanzas. Así se lo constató el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, a los alcaldes de las capitales de provincia en una reunión que mantuvieron hace tres semanas. A las regiones, sin embargo, Rajoy les ha dicho que dependerá de la situación de las cuentas públicas.

"El Partido Popular lleva en su programa electoral esta medida porque considera que es justa y equilibrada y, si las cuentas lo permiten, será una de las primeras medidas que adopte el Ejecutivo, si ganamos las elecciones", les dijo entonces Montoro. Las diputaciones y ayuntamientos de más de 75.000 habitantes deben devolver al Estado casi 5.000 millones cobrados de más en 2008 y 2009 (en concreto 4.670,26 millones). Entonces, la Administración del Estado estableció que los pagos se harían en cinco años, siendo 2011 la fecha en la que debían iniciarse las devoluciones.

Pago a proveedores

La medida no daña el déficit en contabilidad nacional

Con esas condiciones, debían desembolsar al año unos 934,04 millones. Sin embargo, con la propuesta elaborada y aprobada por unanimidad por la FEMP, es decir respaldada por corporaciones de todos los colores políticos, esos pagos quedarán reducidos a 444,94 millones anuales. Conclusión: los entes locales logran un ahorro de 489,09 millones, cifra nada despreciable teniendo en cuenta la deuda que mantienen la mayoría de ellos con sus proveedores y los duros recortes que han tenido que aplicar por la merma de ingresos.

El primer argumento que utilizan los ayuntamientos para justificar esta reivindicación es el hecho de que su financiación no ha mejorado, frente al aumento que han obtenido las autonomías, de unos 11.000 millones adicionales.

Además, recuerdan que a las regiones se les ha permitido refinanciar los vencimientos de deuda del ejercicio, mientras que en el caso de los municipios ha estado prohibido para aquellas corporaciones cuyo saldo de deuda viva superara el 110% de sus ingresos corrientes, entre ellos Madrid. Otro de los motivos que aducen para convencer al Estado de las ventajas de aplazar a 10 años el pago de los anticipos que recibieron de más es el hecho de que no tiene efectos sobre el déficit en términos de contabilidad nacional. En cambio, sí detrae recursos de caja, pero los municipios insisten: "la mejora de la liquidez garantiza que los ayuntamiento podamos hacer frente a las obligaciones contraídas y seguir prestando servicios básicos", asegura el delegado de Hacienda del Consistorio madrileño, Juan Bravo.

La propuesta elaborada por la FEMP, que desde el pasado septiembre preside el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), va más allá y también reclama aplicar de forma real la línea de crédito ICO-Morosidad para que los entes locales puedan pagar las facturas pendientes con pymes y autónomos.

Por supuesto, contempla autorizar a los municipios que puedan refinanciar los vencimientos de deuda del ejercicio y dotarles de mayor liquidez incrementando el porcentaje de las entregas a cuenta por el sistema de financiación local del 95% al 98%, en línea con lo previsto para las regiones.

Para entender la trascendencia que puede tener la puesta en marcha de todas estas medidas, basta con comprobar los cálculos hechos para Madrid. Si le permitieran aplazar el pago de los anticipos a 10 años, dispondría de 267 millones más en el periodo 2012-2016. Poder refinanciar el 80% de los vencimientos de deuda de 2012 a 2014 le reportaría 1.532 millones y elevar las entregas a cuenta al 98% otros 344 millones hasta 2016. Total, 2.163 millones y poner a cero el contador con proveedores en 18 meses, todo un lujo con la situación actual.

Regiones, interesadas

La prórroga de cinco a diez años de la deuda con el Estado es asunto de interés también de las comunidades autónomas. Rajoy lo apoyó el jueves en la última reunión mantenida con los barones regionales del PP, aunque la vinculó a conocer antes las cuentas "reales" del Estado.