Muy confidencial

Los 'técnicos' de Aguirre esperan la llamada de los ministerios

Días de espera y desesperación. Mientras Mariano Rajoy no cesa de recibir a empresarios, banqueros, sindicalistas, ministrables y políticos de toda índole en su despacho de la calle Génova, altos funcionarios y cargos del equipo de la presidenta de la Comunidad de Madrid confiesan en secreto su anhelo por ocupar una zona más noble de la política, entre las bambalinas ministeriales. Y eso que la relación entre Esperanza Aguirre y el líder del PP nacional no se encuentra entre sus mejores momentos, después de que la presidenta regional designara a su fiel Ignacio González como secretario general del partido en Madrid. Esta circunstancia permitirá tenerla informada de lo que pasa en Génova pero ha causado desagrado en la dirección nacional del partido, que no olvida que González fue uno de los hombres más críticos con Rajoy hace solo tres años, cuando aún se cuestionaba su liderazgo en el partido.

Pese a todo ello, lo chicos de Aguirre ven el cambio de Gobierno en Moncloa con cierto optimismo. En la sede de la comunidad, en la Puerta del Sol, y en varias consejerías se ve muy probable la "salida" de algún consejero. El que tiene más papeletas es el titular de Transportes, Antonio Beteta, con amplia experiencia en el Ministerio de Economía y Hacienda, en tiempos del vicepresidente económico Rodrigo Rato. Los rumores se extienden, además, a otros perfiles más técnicos y de menor rango, que podrían ser ocupados por una pléyade de altos funcionarios muy vinculados al PP, reconocen fuentes de la Consejería de Sanidad madrileña.

La lista de anhelos no acaba en el Gobierno regional. En la alcaldía de la capital, se es muy consciente de que el flamante diputado en Cortes Alberto Ruiz-Gallardón (acaba de recoger su acta en el Congreso) no dudará de tirar de banquillo en caso de que Rajoy le conceda una cartera. Su escudero, el vicealcalde Manuel Cobo, figura en primer lugar, y tras él algún otro concejal-delegado, especialmente del área institucional y de la económica. Todos los que se ven con alguna probabilidad de ser los elegidos para mayor gloria deberán esperar al día 21, cuando don Mariano jure su cargo ante el Rey y haga público el nombre de sus hombres y mujeres de confianza. A partir del día 22 será el momento de los técnicos, que son los que gestionan de verdad los ministerios y les dan forma.