La compañía dice que el "mal ya está hecho"

Iberia y los pilotos afilan estrategias frente a una huelga de larga duración

Hasta el lunes el Sepla no dará a conocer el calendario de una huelga que tiene decidida. No obstante, Iberia y los pilotos ya han puesto en marcha su maquinaria para poner de su parte al viajero que sufrirá las consecuencias. La empresa dice que el daño está hecho con la amenaza de movilización. El sindicato resume en cuatro sus razones para movilizarse.

El sindicato de pilotos de Iberia no hará público hasta el próximo lunes su calendario de huelga que, con seguridad, afectará a la movilidad en las próximas vacaciones de Navidad. Espera al resultado de la votación sobre el conflicto que ha planteado en una reunión del comité de empresa de vuelo que los representantes de los 1.450 pilotos de la aerolínea comparten con los 4.500 tripulantes de cabina de pasajeros (TCP).

Pese a que la huelga todavía no está formalmente convocada, tanto la dirección de Iberia como el Sepla ya han desplegado toda su capacidad de comunicación para convencer a los sufridos pasajeros de la aerolínea de que la culpa de la movilización en ciernes la tiene la parte contraria.

El director de comunicación de Iberia, Luis Díaz Güell, asegura que con el simple anuncio de una convocatoria de huelga de los pilotos en fechas de Navidad, "el daño ya está hecho". En los próximos días "comenzarán a verse las primeras cancelaciones de reservas", con lo que, en su opinión, los perjudicados son, en primer lugar, los viajeros y, en segundo término, Iberia.

Acusa al Sepla de difundir "cifras engañosas" en torno a la propuesta que los pilotos aseguran que han puesto encima de la mesa para que la actual plantilla de tripulantes continúe operando el corto y medio radio dentro de la aerolínea. Con estos planteamientos que se enfrentan a la decisión de crear Iberia Express el sindicato solo pretende "confundir a la opinión pública", según Díaz Güell.

El portavoz de la empresa descalificó como "medias verdades" los ofrecimientos del colectivo de pilotos de reducirse el salario. "Su primera oferta, consistente en el ahorro de 600 millones de euros, no tiene sentido", aseguró, puesto que la retribución anual de todos ellos es de 300 millones anuales, "y esto significaría que los pilotos se quedarían dos años sin cobrar".

Díaz Güell concluye su exposición con el argumento de que los pilotos "convocan una huelga en Navidad y dicen que es la única manera de dar a conocer sus reivindicaciones, fastidiando las Navidades de los españoles".

El Sepla, por su parte, emitió ayer un comunicado en el que afirma que "no es casual que Iberia haya anunciado en estas fechas la creación de su filial Express, que estará funcionando en un plazo de dos meses". Afirma que se trata de una "provocación" calculada, teniendo en cuenta las fechas navideñas que se avecinan, ya que el objetivo de la dirección es "utilizar a sus clientes para poder presionar a sus pilotos, provocando una alarma social basada en la demagogia fácil".

El Sepla resume en cuatro los argumentos que han "forzado" al colectivo de pilotos a convocar movilizaciones en "unas fechas tan señaladas". La primera razón es que la creación de una compañía de bajo coste por parte de la dirección de Iberia "vulnera gravemente la legalidad, al no respetar los acuerdos de fusión contenidos en el convenio colectivo firmado con el anterior presidente" de la compañía, Fernando Conte.

El segundo motivo se explica porque "al detraer 40 aviones de la matriz (para dotar de aviones a Express), volverá a afectar a los puestos y a las condiciones de trabajo de los empleados de Iberia como ya sucedió con la creación de la compañía Clickair".

En su tercer argumento, el sindicato recuerda que las propuestas que el Sepla ha hecho a la dirección "triplican los ahorros anunciados con la externalización de la filial que ha emprendido".

Por último, el Sepla denuncia "el vaciamiento de la caja de más de 2.500 millones y otros activos de Iberia por parte de IAG para financiar el crecimiento de British Airways".

Paros contra la primera industria española

Las principales compañías del sector turístico español, agrupadas en la Mesa del Turismo, afirman que la huelga de pilotos de Iberia prevista para el mes de diciembre "vuelve a amenazar la libertad de movimiento de los españoles y ataca frontalmente a la primera industria del país". En un comunicado, la entidad que preside Abel Matutes ha recordado que este es el cuarto año consecutivo que, en plena época navideña, "se asociará España con huelgas y conflictos en el sector turístico", lo que supone una "pérdida de credibilidad para nuestro país y para el sector", apuntan.

"La primera industria española no puede estar siempre amenazada por algunos de los actores", sean pilotos o controladores, "máxime en una situación de crisis tan grave como la que padecemos". Iberia es una de las empresas que pertenecen a esta mesa.

Indefinido

El Sepla se prepara para una huelga de larga duración y baja intensidad. Se planteará como un paro indefinido uno o varios días no sucesivos cada semana. Esta estrategia está condicionada por el hecho de que los servicios mínimos que se fijen serán del 90%.