La afiliación cae más de un 2% en noviembre

La destrucción de empleo vuelve a tasas desconocidas en 20 meses

El ajuste del empleo no toca fondo en una economía que coquetea de nuevo con la recesión. Cualquier indicio de recuperación se esfumó ya hace meses y la destrucción de puestos de trabajo regresa a tasas de más del 2%, desconocidas en 20 meses.

El deterioro que sufre la economía española en los últimos meses castiga más si cabe el empleo. El paro registrado volvió a aumentar en noviembre, en casi 60.000 personas, y la pérdida de afiliados a la Seguridad Social se disparó en más de 111.000 personas. Esto supuso una tasa de destrucción de empleo del 2,07%, máximo en 20 meses y cifra solo compatible con una economía en terreno recesivo.

Los supuestos indicios de recuperación económica que a mediados de año sugerían una estabilización del mercado de trabajo apenas fueron un espejismo. Hace meses que la curva de variación interanual de la afiliación se alejó de la tendencia hacia el equilibrio (tasas más cercanas a cero) y pegó la vuelta. Desde junio la senda bajista se ha acelerado y a partir de septiembre se ha batido mes a mes el peor dato del año. La recta final del ejercicio empieza a recordar a los peores momentos de la crisis.

Y es que si no hay crecimiento (al menos del 1,5%), el empleo difícilmente se recupera. Pero si además el escenario es el de un estancamiento en el tercer trimestre con perspectivas de contracción en el cuarto y el primer trimestre de 2012, la sangría del mercado laboral se recrudece.

En los últimos doce meses, la Seguridad Social ha perdido 364.179 afiliados, prácticamente 1.000 diarios.

Entre los asalariados del Régimen General, la tasa de destrucción de empleo alcanza el 2,6%, también la más alta en 20 meses. Las tasas se habían suavizado incluso hasta por debajo del 1% en abril y mayo de este año, pero ahora casi se ha triplicado. Los sectores con mayor pérdida de afiliación son la construcción, con un descenso interanual del 18,8%, agricultura (-11,70), actividades financieras y de seguros (-3,57%) y administración pública (-3,19). Curiosamente, la educación, uno de los sectores donde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decía concentrar el ajuste de empleo público, ha ganado 23.794 afiliados en el mes de noviembre, un 1,75% más interanual.

Pero el paro no solo se refleja en las personas sin empleo. También en el número de empresas que se ven obligadas a cerrar sus puertas. Queda patente la destrucción del tejido productivo español con el descenso del número de empresas en octubre, sobre todo pymes. En el décimo mes del año (último mes con datos disponibles), echaron el cierre más de 2.500 empresas de entre dos y cinco trabajadores. Otras 1.900 de entre seis y 50 empleados.