_
_
_
_
_
La desviación pone en riesgo la rentabilidad del contrato inicial

El Pentágono cifra en 375 millones el sobrecoste de los tanqueros de Boeing

El Pentágono cifra en 500 millones de dólares (375 millones de euros) el sobrecoste en el que incurrirá Boeing en la fase inicial del megacontrato de renovación de los aviones cisterna de la Fuerza Aérea estadounidense. Una desviación que pone en riesgo la rentabilidad del programa.

El Pentágono y Boeing ya han afinado las cuentas respecto al contrato millonario para la renovación de la flota de aviones cisterna (tanqueros en la jerga aeronáutica) de la Fuerza Aérea estadounidense (USAF) que se adjudicó el fabricante estadounidense frente a su rival EADS. Y el análisis en detalle del acuerdo viene confirmar que la compañía tendrá que asumir unos sobrecostes más importantes que los reconocidos inicialmente.

El Departamento de Defensa de EE UU ha remitido al Congreso un informe de una treintena de páginas (lo que se conoce como Selected Adquisition Report) en el que actualiza todos los datos relacionados con el programa de los tanqueros. El documento no es público pero ya se han filtrado datos a través de Bloomberg y, sobre todo, del último boletín de la publicación especializada Inside the Air Force.

Los datos revelados apuntan a que el Pentágono prevé una desviación de 500 millones de dólares (375 millones de euros) sobre el techo de gasto previsto en el contrato inicial. Unos sobrecostes un 66% superiores a los que ha admitido Boeing, ya que el Departamento de Defensa incluye riesgos derivados de la fase de desarrollo todavía pendiente.

La primera fase del contrato que se adjudicó el fabricante norteamericano se corresponde con la ingeniería, fabricación y desarrollo de los primeros aviones y se extiende hasta el año 2016. En esta fase, la oferta de Boeing era por un precio objetivo de 3.900 millones de dólares (2.925 millones de euros). El Pentágono prevé ahora que el coste real ascienda a 5.300 millones de dólares (3.975 millones de euros).

La Administración estadounidense asumirá un 40% de los costes extra que se generen hasta el techo de gasto que se fijó en 4.800 millones de dólares (3.600 millones de euros). Todo lo demás lo debe cargar Boeing contra sus cuentas. Por eso, en el sector se pone en duda que la compañía pueda lograr rentabilidad alguna con este contrato inicial. De hecho, en su momento, los responsables de EADS insinuaron que Boeing ganó la puja por los tanqueros con una oferta por debajo de costes.

El conjunto del contrato, que incluye la fabricación y mantenimiento de cuatro prototipos y 175 aviones de serie, rondará los 51.700 millones de dólares (38.765 millones de euros).

Los primeros 18 aviones, no más tarde de agosto de 2018

La actualización de las condiciones del contrato de los tanqueros para la Fuerza Aérea estadounidense (USAF) pactada entre el Pentágono y Boeing prevé que los primeros 18 aviones (los que forman la capacidad operativa inicial) tendrán que estar listos para agosto de 2017 o, a más tardar, para agosto de un año después.La previsión es que, además de los cuatro prototipos, la empresa fabrique siete aviones cisterna para 2015, doce para 2016 y 15 cada año a partir de 2017 hasta completar todo el pedido (175 aviones), en 2027. El nuevo plan contempla una primera revisión del diseño del avión en 2012 y que la revisión crítica se acometa en 2013.La USAF deberá destinar 12.000 millones de dólares en sus presupuestos de 2013 a 2017 para financiar el programa. Un ajuste en los presupuestos trastocaría todo lo pactado.

La cifra

243 millones de dólares (182 millones de euros) es el coste por unidad de cada tanquero de Boeing, incluidos los gastos de investigación y desarrollo.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_