La UE exige que Alemania renuncie al control sobre la automovilística

Berlín se expone a 50 millones de multa por su 'acción de oro' en Volkswagen

La UE exige que Alemania renuncie al control sobre la automovilísticaAlemania se convirtió ayer en el primer país de la Unión Europea que se enfrenta a una sanción multimillonaria por negarse a suprimir la acción de oro en una de sus compañías. Bruselas ha pedido al Tribunal de Justicia Europeo que imponga a Berlín una sanción acumulada de casi 50 millones y una diaria de 282.725 euros por mantener el blindaje de la automovilística Volkswagen.

Berlín se expone a 50 millones de multa por su 'acción de oro' en Volkswagen
Berlín se expone a 50 millones de multa por su 'acción de oro' en Volkswagen

Nunca antes había llegado tan lejos la Comisión Europea en su lucha por eliminar las restricciones a la libre circulación de capitales. Pero según el departamento de Michel Barnier, comisario europeo de Mercado Interior, en el caso de Volkswagen "todas las negociaciones llevadas a cabo con el Gobierno alemán para lograr una solución amistosa han fracasado a pesar de los esfuerzos de la Comisión Europea".

Berlín, según el organismo comunitario, se resiste desde hace cuatro años a suprimir los últimos vestigios de la llamada ley Volkswagen, una norma que tras la privatización de esa compañía automovilística en 1960 garantizó a las autoridades alemanas el control de su gestión.

Bruselas ganó en 2007 el juicio entablado contra esa ley ante el Tribunal de Justicia Europeo. Pero el departamento de Barnier considera que el Estado alemán solo ha acatado parcialmente aquella sentencia, por lo que solicita a los mismos jueces una sanción diaria retroactiva de 31.114 euros.

VOLKSWAGEN AG 132,38 2,13%

La sanción, según la denuncia presentada por la CE ante el Tribunal de Luxemburgo, empezaría a computar desde el 23 de octubre de 2007, fecha en que esa corte dictaminó la ilegalidad de la ley VW. Desde entonces han transcurrido casi 1.500 días, por lo que la sanción rozaría ya los 50 millones de euros, si los jueces confirman el castigo propuesto por Bruselas.

Pero la factura puede ser mucho mayor si la Comisión gana este segundo juicio y Berlín persiste en su presunto desacato. En ese caso, la CE solicita al Tribunal que imponga a Alemania una sanción diaria de 282.725 euros hasta el momento en que suprima el último blindaje de VW.

Minoría de bloqueo

El blindaje, según Bruselas, estriba en la minoría de bloqueo (20% de los votos de los accionistas) que estableció la ley VW para frenar las decisiones más trascendentales sobre la gestión y el futuro de la compañía propietaria de Seat. La norma general en Alemania requiere al menos un 25%, pero en la automovilística se rebajó, lo que concede un derecho de veto de facto al estado de Baja Sajonia, propietario del 20,01% de las acciones.

La Comisión reconoce que los accionistas pueden rebajar voluntariamente el umbral del veto, pero considera que en Volkswagen no se les ha dado la oportunidad de pronunciarse porque el 20% se fijó por ley hace 51 años.

La ley fijaba otras trabas a la libre circulación de capitales que fueron suprimidas en 2008, tras la victoria judicial de la Comisión. Una de ellas garantizaba al Gobierno federal de Alemania y al Gobierno regional de Baja Sajonia cuatro puestos en el consejo de supervisión del fabricante del Golf.

Otra de las trabas limitaba al 20% el derecho de voto de todos los accionistas, con independencia de su capital, por lo que ninguno podía tener más control que las autoridades regionales.

Bruselas considera que ese tipo de normas frenan la inversión internacional y restringen la libre circulación de capital. Y en 2001, tras recibir varias quejas, el entonces comisario europeo de Mercado Interior, Frits Bolkestein, inició la batalla con Berlín para suprimir o modificar la ley VW.

El expediente llegó hasta el Tribunal de Luxemburgo en 2005. Y esa corte, tras un informe del magistrado español Ignacio Ruiz-Jarabo favorable a las tesis de la Comisión, declaró incompatibles las normas de VW con el Tratado de la Unión Europea.

Legendaria: la historia de VW resume la de Alemania

- 1933: Hitler pone en marcha el plan coche del pueblo (Volks-wagen).

-1939: la invasión de Polonia lleva a la nueva compañía a producir vehículos militares.

- 1945: los bombardeos aliados destruyen gran parte de la empresa.

-1960: los conflictos de posguerra sobre la propiedad de la compañía se resuelven con una privatización que otorgaba el control al Estado.

-2001: la UE arremete contra las acciones de oro en firmas privatizadas y apunta a la ley VW.

Monti suprimirá el blindaje en Enel, Eni y TI

El cambio de guardia en Roma ha deparado a la Comisión Europea la agradable sorpresa de que su pugna por suprimir las acciones de oro en la eléctrica Enel (propietaria de Endesa), la petrolera Eni, la aeronáutica Finmeccanica y la operadora Telecom Italia (TI) está a punto de concluir. Las autoridades italianas, según informó ayer Bruselas, están dispuestas a suprimir "en breve" la ley que permite al Estado italiano arrogarse poderes especiales en algunas compañías privatizadas. Ante esa buena voluntad, la CE ha decidido congelar durante un mes la presentación de una denuncia contra esa ley ante el Tribunal de Justicia Europeo, recurso que tenía previsto plantear ayer mismo.

Italia fue, precisamente, el primer país condenado por ese tribunal (en el año 2000) por haber adoptado una ley de privatización que reservaba al Estado ciertas prerrogativas. Tras esa primera victoria judicial, la CE redobló su combate contra las acciones de oro a partir de 2002 la jurisprudencia fue ratificando en casi todos los casos su ilegalidad.

A pesar de ello, Roma invocó la necesidad de salvaguardar "intereses vitales" de su economía para atribuirse ciertos poderes en compañías calificada como estratégicas.

La ley impugnada por Bruselas permite al Estado italiano vetar la compra de acciones, pactos accionariales o procesos de fusión en las compañías donde detenta una acción de oro.

Bruselas exigió sin éxito el pasado mes de febrero al Gobierno de Silvio Berlusconi que renunciase a esos poderes. Ante la negativa, el comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, se disponía ayer a llevar el expediente ante el Tribunal de Luxemburgo. Pero el nuevo primer ministro italiano y antiguo comisario europeo de Mercado Interior, Mario Monti, se reunió el pasado lunes con la Comisión Europea y, entre otras, se comprometió a derogar la polémica ley.

"Los últimos contactos con las autoridades italianas indican que cumplirá con lo previsto en un plazo muy breve", señaló ayer el departamento del comisario Barnier.