Le da derecho de veto en decisiones de la compañía

Bruselas vuelve a la carga contra Alemania por negarse a modificar la ley Volkswagen

La Comisión Europea anunció hoy que volverá a llevar a Alemania ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por negarse a modificar la llamada ley Volkswagen, que da a las administraciones públicas el derecho de veto en ciertas decisiones de esta compañía automovilística.

Bruselas cree que Alemania no ha cumplido las dos sentencias previas del Tribunal, que, según fuentes comunitarias, obligaban al estado de Baja Sajonia a aumentar su participación en el accionariado, actualmente del 20%, para poder vetar ciertas decisiones.

Es por esto que el Ejecutivo comunitario pedirá a la Corte europea que imponga a Alemania dos multas, una de 31.114,72 euros por día a contar desde la fecha de emisión de la primera sentencia -en 2007- hasta que se cumpla, y otra multa de 282.725,10 euros diarios desde la emisión de la segunda sentencia.

"Volkswagen es una compañía muy exitosa y no es intención de la Comisión socavar este éxito", señaló la portavoz de Mercado Interior de la CE, Chantal Hughes, en una rueda de prensa.

La denominada ley Volkswagen, aprobada por Alemania en 1960, puso las bases de la privatización de esta empresa, una de las mayores de la industria mundial del motor, y daba derechos de decisión especiales a las autoridades públicas.

La regulación alemana obliga a que aquellos accionistas que quieran tener una acción de oro -es decir, el derecho de veto- cuenten con un mínimo del 25% de las acciones.

Sin embargo, la ley Volkswagen deja claro que en el caso de esta empresa el derecho de veto se puede ejercer con solamente el 20%, el porcentaje que tiene Baja Sajonia, lo que la CE cree que viola la legislación alemana y las normas europeas sobre movimiento de capital dentro de la UE.

"La ley Volkswagen fue hecha a medida para mantener la influencia del Estado", declararon fuentes comunitarias.

Según Hughes, tras una denuncia de la CE, el Tribunal europeo dejó claro en 2007 que la participación pública en la compañía no justificaba los derechos especiales de Baja Sajonia.

En 2008, la ley fue reformada por el Senado alemán, si bien mantuvo las provisiones que dan la acción de oro a los accionistas con más de un 20% de participaciones, lo que provocó una nueva denuncia de la CE ante la Justicia comunitaria y una nueva sentencia que mantenía lo establecido en la primera.

Para cumplirla, el Estado alemán debería aumentar la participación de Baja Sajonia al 25% o cambiar las normas sobre accionariado y rebajar al 20% el mínimo para gozar de derecho de veto.

Alemania, sin embargo, hace una lectura diferente de los textos del Tribunal y considera que le dan legitimidad para mantener la ley Volkswagen tal y como está en la actualidad.

"La CE intentó alcanzar una solución amistosa porque sabe que es un caso delicado", aseguraron las fuentes europeas.

Sin embargo, la portavoz comunitaria indicó que este año Alemania decidió romper las negociaciones unilateralmente, con lo que la Comisión "no tiene otro remedio que preguntar de nuevo al Tribunal" y pedir sanciones por el incumplimiento de las dos decisiones judiciales anteriores, según Hughes.