El selectivo ha caído un 2,09%; la prima de riesgo se ha relajado hasta los 451 puntos

El Ibex perfora los 7.800 puntos hundido por Alemania y EE UU

El Ibex se asoma un poco más al abismo. En la recta final de la sesión, las pérdidas han acelerado y se han llevado por delante los 7.800 puntos. Ha terminado en los 7.739,3, tras dejarse un 2,09%. La prima de riesgo se ha moderado hasta los 451 puntos desde los 469.

Grecia, Italia y, ahora, Alemania... Sí, la gran locomotora del Viejo Continente, el azote de los países retrasados de la zona euro, también ha puesto su granito de arena en el hundimiento progresivo que sufren las Bolsas en general y el Ibex en particular. El Ibex ha caído hoy un 2,09%, hasta 7.739,3 puntos, perforando el nivel de los 7.800 puntos.

La baja demanda en la subasta de deuda a 10 años celebrada hoy en Alemania ha causado desazón en los inversores. Es justo el caso contrario al español: paga poco pero apenas tiene demanda. "Lo que está claro es que de esta crisis no se libra nadie, ni siquiera Alemania. Las perspectivas son muy malas para los próximos meses y la Bolsa así lo refleja", explica Iván San Félix, de Renta 4.

En las últimas tres sesiones, el Ibex se ha dejado nada menos que un 6,87% y se sitúa cerca ya del mínimo anual de cierre que marcó el pasado 12 de septiembre. El único punto medianamente positivo de lo ocurrido en los últimos días es que el volumen de negocio no es muy elevado. Hoy se han movido 2.073 millones en la Bolsa, según Infobolsa, frente a la media diaria del mes de 3.390 millones de euros.

IBEX 35 6.411,80 -0,97%

La crisis de euro no remite, pese a los sucesivos intentos de encontrar soluciones alternativas. Ante la cerrazón alemana en contra de los eurobonos, en Bruselas preparan ya nuevos mecanismos más ágiles, casi automáticos, para que los Estados socios con problemas se acojan a los programas de rescate y sus contrapartidas. Por otra parte, el FMI ha reformado sus líneas de crédito para adecuarlas al trágico escenario europeo.

Los datos económicos desde el comienzo de la sesión anticipaban retrocesos. El PMI manufacturero de China correspondiente a noviembre advierte de una posible contracción en el sector y los de los datos económicos al otro lado del Atlántico han contribuido a sembrar el desasosiego.

La apertura en negativo de Wall Street y la consolidación de los números rojos al cierre de la sesión en Europa propició un cierre especialmente negativo para el Ibex y el resto de los índices del resto de los parqués del Viejo Continente. El Dax ha caído un 1,44%; el Cac, un 1,68%; y el FTSE, un 2,59%. En Estados Unidos, además, sigue pendiente la negociación entre demócratas y republicanos para recortar el déficit en 1,2 billones de dólares en los próximos 10 años.

En el mercado de deuda, el pesimismo sobre la crisis europea se ha reforzado, trasladando la tensión en la deuda de los países del Sur a economías como Francia, Bélgica o Austria, y provocando también una notable desconfianza sobre la banca. Bélgica que batió récords ayer, sigue hoy subiendo y supera los 340 puntos en su riesgo país. En Francia, el diferencial de la deuda sobre Alemania se mantiene por encima de 150 y en Austria y Finlandia ha alcanzado los 161 y 70 puntos básicos, respectivamente.

El BCE puede haber vuelto a actuar hoy en la deuda de España e Italia, puesto que sus primas de riesgo se han calmado. La de España ha concluido en los 451 puntos, desde los 469 de ayer, y la de Italia, en los 483 desde los 490. Propuestas como la del FMI de activar una línea de crédito para países desarrollados con problemas financieros (esto es, economías como España o Italia) no han conseguido calmar los ánimos.

El euro, mientras, ha sufrido importantes pérdidas, hasta los 1,33 dólares, frente a los 1,3505 de ayer.