Aumenta la presión sobre Rajoy

Merkel y las agencias piden al PP valentía para reformas urgentes

Las agencias Fitch y S&P han pedido al próximo Gobierno que sea valiente, "sorprenda" y aplique reformas "radicales y ambiciosas". La canciller alemana, Angela Merkel, añade que se hagan sin demora.

Aumenta la presión sobre Mariano Rajoy. La canciller alemana, Angela Merkel, envió ayer una carta al próximo presidente del Gobierno en el que le solicita que ponga en marcha los ajustes "sin demora" al recibir un "mandato claro del pueblo español". Merkel+ le desea suerte por su "alta responsabilidad" y le expresa su deseo de colaborar mutuamente en la integración europea.

Por otro lado, las agencias de calificación crediticia Fitch y Standard & Poor's (S&P) han decidido mantener el rating sobre la deuda pública española pero también su perspectiva negativa. Fitch presentó ayer un panorama poco halagüeño de la economía española, si bien dio una serie de consejos al futuro Gobierno popular para frenar el deterioro de la calificación de su deuda.

"Si el Gobierno quiere mejorar las expectativas de los mercados sobre su capacidad para impulsar el crecimiento y reducir la deuda dentro de los límites de la zona euro, debe sorprender positivamente a los inversores con un programa de reformas fiscales y estructurales ambicioso y radical", señala Fitch en su informe.

España, recuerda esta agencia, "tiene un compromiso con la disciplina fiscal, así como una sólida demostración de medidas recientes adoptadas para cumplir sus objetivos fiscales".

Aunque, dicho esto, cree que el PP "necesita legislar medidas adicionales para cumplir los objetivos de déficit contenidos en el Programa de Estabilidad del país (6% del PIB en 2011 y 4,4% en 2012).

Es más, Fitch no oculta que existen riesgos que ponen en peligro las perspectivas españolas, debido a la intensificación de la crisis de la deuda soberana en la zona euro, la subida de su propia prima de riesgo (ayer superó los 470), y el recorte de las previsiones de crecimiento económico. En este sentido, la agencia señala al déficit fiscal de las comunidades autónomas como el principal riesgo para los planes de consolidación fiscal de España.

Perspectivas negativas

Las valoraciones de Fitch son similares a las realizadas por Standard and Poor's horas antes. S&P admite que "la clara mayoría obtenida por el PP puede facilitar la adopción de medidas reformistas", pero no olvida en su informe las "débiles perspectivas" de crecimiento económico, el alto nivel de paro y la rigidez del mercado laboral español. Así, esta agencia no levanta la losa que puso a la deuda española el 13 de octubre cuando le rebajó la calificación. Es más, advirtió que la nota que otorga a España podría seguir bajando en el futuro si se cumplen los peores pronósticos y el país entrase en recesión el próximo año. Precisamente el lunes, el servicio de estudios de las cajas de ahorros (Funcas) vaticinó que la economía española volvería a la recesión en marzo, cuando se cumplieran dos trimestres consecutivos de caídas del PIB.

Las agencias de rating mantienen también perspectivas negativas sobre otros países de la zona euro, como Italia y Francia.