El supervisor le inyecta 1.000 millones de capital y le otorga una línea de liquidez

El Banco de España interviene y nacionaliza Banco de Valencia

Banco de Valencia ha sido intervenido esta tarde por el Banco de España. El supervisor inyectará 1.000 millones de capital y le otorgará una línea de liquidez de 2.000 millones. Sus administradores serán sustituidos. La CNMV ha suspendido su negociación.

Una nueva entidad intervenida y nacionalizada, en un procedimiento similar al seguido con Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). El Banco de España ha tomado el control de Banco de Valencia, una entidad de 364,5 millones de capitalización y controlada en un 27,3% por Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia. Representa el 0,74% del sistema financiero español.

Banco de Valencia es la cuarta entidad financiera española intervenida, después de Caja Castilla La Mancha (2009), Cajasur (2010) y CAM (2011). Unnim, Novacaixagalicia, CatalunyaCaixa han sido nacionalizadas aunque mantienen a sus gestores.

El organismo gobernado por Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha decidido tomar el control de la entidad valenciana a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y los administradores serán sustituidos. El FROB le inyectará 1.000 millones de euros de capital y le otorgará una línea de liquidez de 2.000 millones.

Banco de España explica en un comunicado que la intervención se produce "después de haber evaluado la situación financiera-patrimonial de Banco de Valencia y haber constatado que no ha podido adoptar las medidas adecuadas para asegurar su viabilidad". Precisamente, esta tarde a las 17.00 horas, BFA celebrará un consejo de administración.

El supervisor remitió un escrito requiriendo a los administradores de Banco de Valencia una solución urgente y definitiva para su situación. Pero estos han manifestado al Banco de España "la imposibilidad de encontrar de inmediato una solución viable de futuro para la entidad y han solicitado la sustitución de sus administradores por otros designados por el FROB".

El Banco de España señala además que "los depositantes y acreedores pueden estar absolutamente tranquilos ya que las decisiones adoptadas hoy garantizan que Banco de Valencia podrá seguir operando con normalidad y cumplirá con todas sus obligaciones frente a terceros".

Los títulos de la entidad, que han sido suspendidos de negociación cuando caían un 3,27%, hasta 0,74 euros por acción, han llegado a ceder un 6,5% en la jornada de hoy. En lo que va de año, la firma se hunde un 77%.

El pasado 7 de noviembre, Banco de Valencia fue suspendida de negociación y comunicó a la CNMV que el Banco de España estaba en proceso de culminar una inspección ordinaria y que no era posible determinar las necesidades de recapitalización o de saneamiento.

La entidad reveló entonces que el consejo de administración del banco podría decidir una ampliación de capital por un importe nominal de hasta 60 millones de euros, si bien advirtió que la cifra podría no cubrir las necesidades de capital de Banco de Valencia, lo que llevaría a tener que adoptar acuerdos adicionales para cubrir dichos desfases.