La eurozona, en la cuerda floja

Zapatero exige al BCE que defienda a todos los países de la zona euro

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, exigió ayer la Unión Europea y al Banco Central Europeo una respuesta contundente a los problemas que afectan a la zona euro. "Para eso se les ha transferido parte del poder, para que manden en Europea y no que lo hagan dos o tres Gobiernos", dijo ayer en un mitin en Soria, en clara alusión al papel protagonista que han adquirido Francia y Alemania en la resolución de esta crisis. "Los problemas europeos requieren una solución europea. Queremos una Europa federal que apoye y dirija. Europa es la respuesta para volver a la estabilidad", remarcó.

En su opinión, Alemania y Francia deben ser conscientes de que si el conjunto de la zona euro sigue con esa tensión, el deterioro terminará afectando a todos. Alemania lidera el bando de países que se oponen a que el BCE compre títulos de países con problemas sin que antes estos se comprometen a cumplir con los objetivos de consolidación fiscal. En el otro lado, los países más afectados por las tensiones en los mercados de deuda están reclamando desde hace tiempo una actuación decidida del BCE para frenar el castigo de los mercados. "Hay que construir una Europa fuerte, que sea capaz de competir con el resto de grandes áreas económicas del mundo. Es la mirada larga que tenemos que poner y a ese empeño se dedicará el PSOE", dijo Zapatero.

El presidente del Ejecutivo también se mostró muy crítico con los cambios impuestos desde la Unión Europea en los gobiernos de Italia y Grecia. "El problema del sistema financiero no se arregla cambiando los gobiernos, sino que tiene que haber un Ejecutivo europeo que tome decisiones para todos, sin ninguna excepción", recalcó.

La cifra

44.000 millones es el ajuste de gasto que deberá hacer España hasta 2013 por no cumplir el déficit, según la Comisión Europea.