Firma de intenciones

La UE, EE UU y Japón acuerdan acelerar la introducción del coche eléctrico

Para ello facilitarán la convergencia normativa de las tecnologías de movilidad eléctrica. lo que contribuirá a reducir costes de desarrollo para la industria automovilística.

La Unión Europea, Estados Unidos y Japón han sellado este jueves un acuerdo de cooperación en Ginebra (Suiza) para acelerar la introducción del vehículo eléctrico facilitando para ello la convergencia normativa de las tecnologías de movilidad eléctrica. Ello a su vez contribuirá a reducir costes de desarrollo para la industria automovilística.

El acuerdo supone en la práctica la aplicación de una decisión del Foro Mundial para la Armonización de Regulaciones de Vehículos que opera bajo la Comisión Económica para Europa de la ONU en Ginebra y cuyo objetivo es avanzar en la convergencia normativa y requisitos de seguridad y medioambientales para los vehículos con el objetivo de reducir sus costes de desarrollo y evitar duplicaciones de procedimientos administrativos exigidos a la industria.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Industria, Antonio Tajani, ha asegurado que el acuerdo constituye "un paso crucial" para acelerar el desarrollo del vehículo eléctrico a escala mundial porque "ayudará a aumentar el potencial para esta tecnología importante, contribuyendo a la competitividad y a un transporte de carretera más sostenible".

En virtud del acuerdo, la UE, Estados Unidos y Japón crearán dos grupos de trabajo informales sobre los vehículos eléctricos, que estarán abiertos a la participación de todos los países que hayan suscrito el acuerdo auspiciado por la ONU, incluidos China e India.

El primero se dedicará a analizar los aspectos relacionados con la seguridad de estos vehículos y sus componentes, incluida la batería y cubrirá asimismo la protección de todos los ocupantes del vehículo contra descargas eléctricas durante la recarga y tras un accidente, mientras que el segundo se dedicará a estudiar los requisitos normativos medioambientales.

El objetivo de ambos grupos es facilitar el intercambio de información sobre las iniciativas normativas actuales y futuras a fin de acercar enfoques y evitar divergencias innecesarias y desarrollar requisitos comunes en la medida de lo posible a través del acuerdo internacional sobre la Normativa Técnica Global (GTR por sus siglas en inglés), que data de 1998. Este acuerdo ha sido suscrito por 32 partes, incluido la UE, Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, China e India.