Fondos & Planes

Cómo dormir tranquilo con la que está cayendo

Claves para invertir 6.000 euros. Depósitos, pagarés, letras o fondos, frente a frente.

Cómo dormir tranquilo con la que está cayendo
Cómo dormir tranquilo con la que está cayendo

Con una prima de riesgo de la deuda española superior a los 440 puntos básicos, con bancos necesitando capital y con Bolsas solo aptas para corredores de fondo, ¿dónde pueden dejar sus ahorros los clientes más conservadores?

La oferta de depósitos actual es bastante extensa. Si se toma un vencimiento de 12 meses, los rendimientos fluctúan entre el 1,5% y el 4% TAE. "Cuanto mejor gestionada está la entidad, menos ofrece", afirma Adolfo Monclús Riu, codirector de inversiones del grupo EDM.

En pagarés, el abanico también es amplio, aunque los rendimientos se ajustan más. Se sitúan entre el 3,25% y el 3,70% para cuantías de 5.000 o 6.000 euros. Y las letras del Tesoro a un año superaron ayer en la subasta al mejor de los rendimientos de los dos productos anteriores. Un comprador puede ir al Banco de España y lograr una rentabilidad superior al 5%. En el mercado secundario se pagaba ayer al 5,6%. El importe mínimo de inversión es 1.000 euros.

"Los depósitos de entidades financieras son una opción muy interesante, junto con los pagarés de bancos, que pueden ofrecer un poquito más a cambio de no ser tan líquidos como los primeros", recuerda José Luis Jiménez Guajardo, director general de March Gestión.

"Vivimos un escenario extremo y el inversor se guía excesivamente por la rentabilidad. Nada es seguro, ni letras ni pagarés ni depósitos. Todo tiene su riesgo", puntualiza Félix López Esteban, socio director de Atlas Capital. En el pagaré o la letra, si quiebra el emisor, el cliente lo pierde todo y en el depósito, si ha invertido más de 100.000 euros, el FGD no reembolsaría el exceso. Matiza, no obstante, que "no veo probable que quiebre el Tesoro en los próximos 12 meses".

Hay que destacar que el bono español a 10 años, después de los últimos episodios de volatilidad, rinde el 6,3%. No se puede despreciar que en el mercado secundario todo cotiza. Así, las pérdidas que se descuentan a los bonos del Reino de España a 10 años son del 6%, inferiores al 15% que aplican a los italianos, al 19% a los irlandeses, al 40% de los portugueses y al 75% de los griegos.

En cuanto a la deuda corporativa, la de mayor calidad ofrece a vencimiento unos rendimientos anuales del 4,16%, con una duración que no llega a cuatro años. Mayores ganancias presentan los bonos de alto rendimiento, el 7,45% anual, como muestra el índice BofA Merrill Lynch Global High Yield, señala Monclús.

"Tradicionalmente, los depósitos, pagarés y deuda del Estado eran productos más recomendados para el inversor conservador por sus inferiores volatilidades de precio y mejor calidad crediticia. En la actualidad, sus volatilidades siguen siendo inferiores a las de los fondos de renta fija privada, pero no su calidad crediticia", asevera Monclús.

A la hora de invertir, todo suma o resta y la tributación juega un papel decisivo. "Los beneficios del depósito y del pagaré tienen retención. La fiscalidad se lleva parte de tu rendimiento", recuerda Fernando Hernández, analista del banco Inversis. Pero, en fondos de inversión, si cambias de producto, no pagas impuestos, vas capitalizando la ganancia.

Por rendimiento financiero fiscal, diversificación y flexibilidad, los fondos son la mejor opción, según los principales expertos sondeados por CincoDías. Además, "a diferencia del resto de vehículos comparables, si se agravara la crisis de deuda europea, ante un eventual impago, con el fondo el partícipe siempre tendría su dinero", puntualiza Ricardo Sánchez-Seco, responsable de fondos de Gestiohna. "Es el vehículo más seguro, ya que las participaciones están depositadas en cuentas segregadas y si quebrase la entidad que lo comercializa o la gestora, la participación se mantendría intacta", recuerda Eduardo Peralta, gestor de patrimonios de Tressis.

"Uno de los riesgos que percibimos entre los inversores y que a menudo se desprecia es el de concentración", comenta José Javier Patón, director comercial de Abante Asesores. "Supone tener en una misma entidad depósitos, cuentas corrientes, pagarés, nóminas e incluso acciones, mientras que en fondos de inversión se tiene un nivel de diversificación que hoy debería primar por encima de otros muchos factores en la confección de la cartera".

La liquidez que ofrecen los productos también es una dato a tener un cuenta. Así, si cancelamos anticipadamente un depósito o queremos vender el pagaré antes del vencimiento podríamos experimentar una minusvalía, mientras que los fondos tienen liquidez diaria y se reembolsan al precio del mercado, recuerda Patón. "La liquidez que ofrece un fondo es inmediata y sin penalización, salvo los garantizados, y nos podemos mover entre fondos sin tributar", recuerda Patón.

Recomendaciones

"Nos gustan mucho los de deuda española pues, a diferencia de lo que piensan muchas entidades extranjeras, la posición de España no es la de otros países y si el nuevo Gobierno hace lo que tiene que hacer en materia de política económica, se puede producir un rally alcista considerable", avanza José Luis Jiménez, director general de March Gestión de Fondos.

"Para inversores con mayor aceptación del riesgo, nuestra elección sería la de fondos de renta fija privada invertidos en bonos de alto rendimiento. La salud de los emisores ha mejorado sensiblemente en los últimos tres años, han mejorado los ratios de endeudamiento y han alargado el vencimiento de la deuda, relajando posibles tensiones de tesorería", explica Monclús. Christelle Curt, gestora de carteras de Axa, también considera que "el high yield es la principal apuesta de aquí a final de año".

Fabrizio Quiringueti, macroeconomista en Banque Syz, prefiere buscar oportunidades en fondos de renta fija que inviertan en emisiones de financieras, empresas de servicios públicos, operadoras de telecomunicaciones o redes ferroviarias.

Emmanuel Petit, jefe de renta fija de Rothschild & Cie Company, confía en un escenario que resuelva la crisis europea y, por tanto, el sector bancario es el que ofrece el mejor potencial de crecimiento. Se decanta por deuda subordinada de bancos (BNP, Crédit Agricole, Swiss Life, BBVA y Scor) o empresas de alta calidad como Abertis. En emisiones de compañías, como Fiat (8% a tres años) o Wendel (10%), confía también Oliviert de Berranger, gestor de L'Echiquier.

Y finalmente, si se busca tranquilidad, con un entorno de bajadas de tipos de interés, para Antonio Salido, director de marketing de Fidelity, la mejor opción son los fondos de bonos ligados a la inflación, que están rentando más del 5%.

Renta fija muy rentable

Cuando se analizan depósitos contra fondos, se suelen comparar con los que invierten en activos monetarios, cuyo rendimiento anual se sitúa por debajo del 1% (0,98% de ganancia media hasta octubre, según la estadística de Lipper).

De esta situación se salvan algunas instituciones de inversión colectiva. La gestora de patrimonios Tressis analiza la rentabilidad a 18 meses y selecciona fondos como BlackRock Euro Short Duración Bond (6%), Carmignac Sécurité (8%), Pimco Invest Grade (20%), Templeton Global Bond (22%), Legg Masson Global Multi Strategy (23%) y M&G Optimal Income (28%).

El campeón en rentabilidad de los depósitos es Banco Pastor (4,15%). Santander y BBVA ofrecen hasta el 3%, pero en función de los importes. La media del Banco de España es 2,74%.

Y la retribución de los pagarés a 12 meses: Bankinter (4%), La Caixa (3,75%), BBVA y Bankia (3,7%) y Santander (3,5%).