Diario de a bordo

¿Hay alguien ahí?

Hoy ha sido un día que podríamos calificar como "confuso". El Eurostoxx ha cerrado ligeramente al alza, pero dejando mal sabor de boca. Se ha cerrado muy lejos de máximos, y sabiendo que la subida inicial ha venido simplemente porque el BCE desobedeciendo a Alemania, ha vuelto a comprar deuda española y sobre toda italiana, y además más agresivamente que de costumbre.

Posteriormente hemos bajado desde máximos, cuando se veía que estas compras no sirven para nada y el bono italiano se metía por encima de 7%, y el español superaba el spread de 450, lo cual es temible, porque Clearnet, la cámara de compensación que montó el belén la semana pasada cuando subió las garantías de la deuda italiana, tiene ese límite para hacer esas cosas, por lo que España está en capilla. Además la rentabilidad del bono español al 6,35% y por tanto cerca del llamado punto de no retorno no es para estar tranquilos.

Así que todo igual, Europa abandonada a su suerte, y los mercados con visibilidad cero, a corto, a medio, a largo y ad eternum. El BCE hace compras, aparentemente desobedeciendo a Alemania, pero en realidad no es del todo así, ya que esteriliza todas las compras al tomar la misma cantidad que compra en el mercado de depósitos, con lo que en realidad no imprime dinero.

Lo que nos acabó de rematar y perjudicar seriamente a los futuros sobre índices, con especial sangría en el índice alemán, fue la noticia de que Unicredit estaría pensado en pedir al Banco Central Europeo que permitiese un rango más amplio de los colaterales a presentar para conseguir financiación en el Banco Central europeo de los bancos italianos. Esto suena a la medida que se tuvo que tomar con Grecia al eliminar la calificación de las agencias de crédito para poder conseguir financiación. El ver que Italia está siguiendo paso a paso los caminos de Grecia ha vuelto disparar el miedo en toda Europa. Especialmente Alemania puede ser sensible a todo esto ya que parece que poco a poco hay más presión sobre el Banco Central europeo para que haga más, movimientos que no gustan nada a Alemania.

A todo esto hay que añadir los comentarios del Banco de Inglaterra en donde se muestra que las perspectivas para la economía del Reino Unido han empeorado junto con la demanda global.

Mañana subastas precisamente en Francia y en España.

El saldo de las instituciones a cierre de ayer sigue siendo comprador, pero sigue la anomalía. Tanto las compras como las ventas bajan fuertemente. Vamos que las instituciones parece que están cerrando ya libros por este año. Esto suele pasar muchas veces a fin de año, pero a fin de cuentas es un saldo comprador...de ahí la resistencia de Wall Street a bajar en serio...y se limita a estar lateral

Resumiendo la sesión, jornada muy confusa en Europa. La deuda sigue muy presionada. Miedo a que en España se supere el 450 de spread y Clearnet suba garantías. Como único factor positivo el BCE ha comprado agresivamente deuda italiana y española, y esto ha animado en determinados momentos al mercado, pero claro está, no es este un motivo para muchas alegrías. Nadie hace nada y la visibilidad sigue siendo cero.