El PIB español se estancó en el tercer trimestre

Economía rebaja la previsión de crecimiento para 2011 cinco décimas, hasta el 0,8%

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha reconocido hoy que no se cumplirá la previsión del Gobierno de que la economía española crezca el 1,3% este año y ha destacado que lo más lógico, en un entorno de incertidumbre mundial, es que se registre un crecimiento próximo al 0,8%.

En conferencia de prensa, Campa ha opinado así tras conocer que la economía española se estancó en el tercer trimestre debido al ajuste en el gasto de las administraciones públicas, que cayó el 1,1% respecto al trimestre precedente, así como por una mayor contracción de la inversión en el sector de la construcción, que descendió el 1,9%.

Campa ha incidido en que el crecimiento débil de la economía española está impidiendo la consolidación de la actividad y de la creación de empleo.

Crisis de deuda

El secretario de Estado de Economía ha asegurado que la incertidumbre es un problema "generalizado" que no se debe a la situación concreta de España, al tiempo que ha aseverado que "no existen razones fundamentales" para que las primas de riesgo de los países de la zona euro se mantengan tan elevadas durante mucho tiempo, ya que los niveles alcanzados no son "consistentes" con el análisis de la evolución económica en dichos países.

En una rueda de prensa, Campa ha resaltado la importancia de tranquilizar a los mercados generando más confianza, aunque ha recordado que aún hay cierto margen para seguir emitiendo a pesar de los aumentos de alta rentabilidad, porque el nivel medio de la deuda española es "muy inferior" al de otros países, igual que la carga de intereses por este concepto.

Además, cree que lo importante en el aumento de la prima de riesgo no es que obligue al Tesoro a emitir a un coste mayor, sino que marca un suelo de financiación para los agentes económicos, por lo que encarece el coste de financiación de la economía en su conjunto.

Sobre la subasta de obligaciones a diez años que se celebrará mañana, Campa ha estimado que la rentabilidad probablemente se situará "muy cerca" de la referencia viva en el mercado, aunque a su parecer lo más importante es que la demanda siga al alza, como ha ocurrido en las últimas subastas, que han demostrado que el apetito por la deuda española no ha caído.