Respuesta a Merkel y Sarkozy

Van Rompuy: "se ha exagerado el debate sobre una Europa a dos velocidades"

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, consideró hoy que se ha "exagerado" el debate sobre la creación de una Europa a dos velocidades, y abogó por "desdramatizarlo" porque le interesa a toda la UE tener una zona euro mejor estructurada.

"Ha habido mucho debate exagerado sobre esto y es hora de desdramatizarlo. Después de todo es perfectamente normal que aquellos que comparten una moneda común tomen decisiones en común", afirmó Van Rompuy en el pleno del Parlamento Europeo.

El presidente del Consejo Europeo recordó que el Tratado de Lisboa permite este tipo de coordinación entre los 17 países de la zona del euro al incluir un capítulo con provisiones para los Estados miembros con el euro y otros artículos sobre los que solamente los miembros del euro pueden votar.

"Por ello se trata de una parte perfectamente normal en nuestra organización institucional y de un método de trabajo específico", señaló. La zona euro no es una "derogación" de la UE sino una parte de la UE, insistió, y subrayó que "les interesa a los Estados miembros que no están en la zona del euro que su estabilidad financiera esté organizada y asegurada".

"Una zona euro mejor estructurada le interesa a todo el mundo, al tiempo que se asegura la coherencia entre los Veintisiete", dijo. Van Rompuy reiteró su intención de organizar cumbres del euro "como norma" junto a las cumbres de los Veintisiete y, si es posible, siempre a continuación del Consejo Europeo, para que los miembros que no comparten la moneda común puedan expresar sus opiniones.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, aseguró durante su intervención que los Estados miembros deben considerar sus políticas económicas como un asunto "de preocupación común".

"Es la lección fundamental de la crisis, la de la interdependencia", apuntó, y afirmó que, "cuando las cosas van muy mal, el impacto lo sienten todos los contribuyentes europeos". Barroso defendió que las instituciones europeas estén "en el corazón mismo de la respuesta a la crisis", de forma que la gobernanza económica llegue "a todos y no sólo a algunos".

"Nos hemos visto rezagados por enfoque intergubernamental en muchas decisiones, por primar al más lento y no al más decidido y comprometido", admitió el jefe del Ejecutivo comunitario.

Recordó que, actualmente, "los mercados no sólo miran los niveles de deuda o déficit, sino la capacidad de la UE de tomar decisiones". "Ahora, es una cuestión de sentido común el tener una gobernanza más fuerte de la zona euro" y de la UE, concluyó.