Ha aumentado la emisión en 300 millones de euros

La Generalitat de Cataluña amplía la emisión de 'bonos patrióticos' hasta 4.300 millones

La Generalitat ha ampliado la emisión de bonos minoristas, los conocidos como 'bonos patrióticos', en 300 millones de euros, hasta un total de 4.300. Además, ha alargado el plazo de colocación un día, hasta este martes, según publica el Diario Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC).

Esta es la segunda ampliación en menos de dos semanas. Después de que la treintena de entidades que participan en la comercialización de los bonos hubieran colocado 3.580 millones de euros, la semana pasada el Govern amplió la emisión hasta los 4.000 millones. Ahora, llega la segunda subida tras la vía libre por parte del Consejo de Ministros a las nuevas emisiones de bonos, obligaciones y préstamos en el interior y en el exterior a corto plazo hasta un importe de 1.240 millones de euros.

Los bonos a un año, que ofrecen una rentabilidad del 4,75%, son los que más aceptación están teniendo, aunque también hay demanda para los bonos a dos años, que ofrecen un interés del 5,25%. En el mercado actual, no es posible obtener un 4,75% en tan solo 12 meses. Es decir, los bonos de la Generalitat son más rentables que los mejores depósitos a plazo fijo de octubre 2011.

En el caso de la emisión de bonos actual, la Generalitat expone que "las peticiones de inversores aceptadas por las entidades colocadoras están llegando a cubrir el importe máximo que tienen asignado algunas entidades". La alta rentabilidad ofrecida está compensando las posibles dudas sobre la solvencia de la Generalitat de Catalunya. Los bonos no están garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos, por lo que cobrar o no dependerá de si la Generalitat va a ser capaz de convencer a suficientes personas para que vuelvan a invertir en su próxima emisión de bonos 'patrióticos'.

Moody's rebajó recientemente el rating de Cataluña de Baa1 a la Baa2, con perspectiva negativa. La agencia valora las "significativas presiones de liquidez" que sufre Catalunya a raíz de "un entorno de mercado cada vez más difícil y con un acceso limitado a fuentes de financiación a largo plazo" aunque también menciona que, a diferencia de otras autonomías, Cataluña "ha tomado medidas para controlar los gastos y está viendo cómo su trayectoria fiscal se estabiliza progresivamente".

Las nuevas emisiones deben servir para refinanciar deuda de la Generalitat, y su desembolso está previsto para el 21 de noviembre, fecha en la que finaliza y se liquida la emisión del año pasado realizada por el tripartito, para que los ciudadanos que entonces suscribieron bonos lo puedan volver a hacer.