Prevén el peor nivel de liquidez de la historia y que la morosidad roce el 9%

Las cajas pronostican que el negocio caerá en 2012 a mínimos de la crisis

Mayor deterioro del negocio bancario. Esta es la conclusión a la que han llegado todos los directores generales de las cajas de ahorros. Consideran que la actividad financiera se situará el próximo año "en mínimos" desde que estalló la crisis en la banca española. Mantienen que los niveles de liquidez empeorarán más, hasta llegar a la tasa más negativa de la historia.

Cada mes que pasa las perspectivas sobre el futuro próximo del negocio financiero empeoran. Las cajas de ahorros prevén un deterioro aún mucho mayor de su actividad. Las expectativas del negocio se sitúan "en mínimos desde principios de 2009", según el sector, lo que supone las peores estimaciones desde que estalló la crisis. Lo mismo sucede con la liquidez. Consideran que la situación empeorará hasta llegar al "nivel más negativo" desde que las cajas analizan esta variable, en 1999.

Como cada trimestre, las cajas de ahorros han elaborado su encuesta de expectativas para el próximo año y, tras preguntar a prácticamente la totalidad de los directores generales de estas entidades financieras, las conclusiones del estudio pueden considerarse las más negativas desde que se comenzó a elaborar este informe hace 13 años.

Las perspectivas sobre el negocio financiero "profundizan su senda negativa, como resultado de unas estimaciones más desfavorables en las principales partidas del activo", remarca este estudio, que aún no incluye las nuevas necesidades de capital para los dos principales grupos del sector, CaixaBank y Bankia. Si se incluyesen los nuevos requerimientos de fondos propios, algunas de estas perspectivas serían aún más negativas, explican varios directivos de estas entidades financieras.

Incremento de costes

Prácticamente todo el sector considera que el margen financiero seguirá desplomándose en los próximos seis meses, en un entorno, además, alcista de costes, condicionados principalmente por la "fuerte competencia en el mercado minorista y la elevada remuneración exigida a los fondos prestados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancario (FROB)".

Para compensar esta caída, las entidades seguirán subiendo las comisiones que cobran a los clientes menos vinculados. De hecho, este es el único capítulo en el que las cajas coinciden en que será el "más favorable" desde que comenzó la crisis financiera internacional y la económica en España. El 50% del sector mantiene que las comisiones aumentarán, mientras que el otro 50% considera que, como mínimo, seguirán estables, pero que en ningún caso descenderán.

El mayor consenso se observa en el capítulo de resultados, para los que el 94% de las entidades anticipa una nueva caída, consecuencia del descenso de los márgenes. Para finales de año, de hecho, prevén que el beneficio del sector caerá de media un 18,6%. Este desplome se produce tras haber descendido un 22,9% las ganancias de estas entidades en 2010, al obtener 3.403,2 millones de euros. Es el peor resultado de los últimos 10 años.

Para 2012 esperan una caída menor del beneficio, del 0,3%. Pese a que parece poco, hay que tener en cuenta que hace solo seis meses estas entidades preveían ya una recuperación de los resultados del sector con crecimientos positivos del 3,5%, una subida que no se producía desde hace cuatro años, pero que ahora parece que vuelve a desvanecerse.

El informe también apunta a nuevas subidas de la tasa de morosidad del 8%. Pero varias fuentes del sector aseguran que según otros estudios que se están realizando en la actualidad la morosidad podría llegar al 9% en 2012, lo que supone igualar la tasa de 1994, cuando este índice llego a su punto más alto tras la intervención de Banesto. Ninguna caja, de hecho, "anticipa una caída de esta variable", reconoce el informe.

Depósitos

Solo los depósitos repuntarán ligeramente, con un aumento del 1,7% el próximo año como consecuencia de la necesidad que tiene el sistema financiero de obtener liquidez. Pese a todo, en el pasado mes de junio la idea del sector era que los depósitos crecerían un 3,5% en 2012.

Y es que las entidades se muestran más pesimistas que nunca sobre la posibilidad de que pueda normalizarse la obtención de liquidez. Las perspectivas sobre liquidez vienen marcadas por una elevada volatilidad, situándose actualmente en el nivel más negativo desde que se dispone de datos de esta encuesta (1999). Solo una caja cree que las condiciones para obtener liquidez en el mercado mejorarán en el semestre.

Mientras, las perspectivas sobre los fondos de inversión vuelven a empeorar. Todas las cajas, salvo una, están convencidas de que esta partida seguirá cayendo en los próximos seis meses. Los fondos de pensiones y seguros se situarán "en terreno neutral, tras un año positivo", finaliza el informe.

Descensos del crédito por encima del 0,5%

El citado estudio tampoco refleja perspectivas halagüeñas sobre la evolución del crédito, estancado desde la quiebra de Lehman Brothers. Las entidades apuntan en la encuesta que el volumen de préstamos descenderá el 3% al cierre de este ejercicio y para 2012 pronostican que la caída será superior al 0,5%. El crecimiento de la tasa de desempleo, junto a las menores perspectivas de recuperación económicas y el cierre a cal y canto de los mercados de capitales desde mayo han generado más pesimismo acerca de cuándo se volverá a abrir el grifo del crédito. Por su fuera poco, la decisión de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) de endurecer los requisitos de capital a las entidades que considera de riesgo sistémico (Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Popular) ensombrecen más el acceso al crédito.