El bestiario europeo (estos no nos sacan de esta)

Una señora preocupada por su futuro político que viene azuzando hace tiempo, voluntariamente o no, el euroescepticismo en los ciudadanos de la primera economía de la UE; un señor que se pone calzas para parecer más alto y teme que su país pierda ante los ojos de la UE una 'grandeur' que no se cree ya ningún Estado en el resto del mundo; un gobernante sicalíptico digno de las más rancias producciones de Cinecittà que controla un imperiio privado, ha descontrolado una de las mayores economías europeas y sabe que cuando deje el poder se las va a ver con la justicia en un montón de casos pendientes; un sonriente señor con problemas de comunicación al que han aconsejado mal la mayor parte de sus dos mandatos porque no ha sabido elegir los colaboradores y que por ello, y por no saber manejar su ámbito doméstico, ha puesto en ridículo a su país a pesar de su innegable buena voluntad (bueno, este ya está de salida); unos jóvenes mandararios que se van dejando convencer de que su isla es superior a Europa y no tienen porque seguir con esos desarrapados del Continente; unos personajes que han falsificado las credenciales para incorporarse a un club en el que, una vez dentro, han incumplido todas las normas a pesar de vivir de sablazos a sus socios; un director del club del que se hace mofa en su propio país, en el que ha sido incapaz de desempeñar una carrera política consistente, lo que le acreditó para presidir el Gobierno de toda la UE; un tesorero del club recién llegado que cuenta entre sus capacidades la de ser alto ejecutivo del banco de inversiones estadounidense que ayudó al mentiroso a ocultarle la verdadera deuda a sus socios, detrás de un muy rentable entramado de intrumentos financieros opacos (tiene fama entre sus colegas de ser de lo más listo que hay)... Estos, que en la última década ha dejado despeñarse a gran parte de la economía de todo un Continente, que no han sido capaces de poner sobre la mesa de la geopolítica mundial la fortaleza de la Unión, que con alicorto vuelo de perdiz han vuelto a bajar barreras que ya creíamos levantadas para siempre... Estos, que demuestan día a día con su impericia la habilidad de unos mercados que torean sus endebles regulaciones como si tal cosa, que en su ineptitud han empezado a almacenar ladrillos para levantar muros que suponíamos derribados para toda la historia... ¿son los que nos van a sacar de la mayor crisis de la era moderna? Miedo me dan.

Twitter: @JuanjoMorodo

Normas