Sube hoy unos 30 puntos básicos

La prima de riesgo francesa, en máximos

La difícil situación que vive la deuda italiana y que amenaza con contagiar a la española también se deja sentir en Francia, cuyo bono a 10 años sube a una rentabilidad del 3,46% desde los 3,19% en que cerró ayer, y el diferencial con el bono alemán se eleva hasta los 170 puntos básicos, máximo histórico.

Este nivel no es el más elevado en que se ha colocado la rentabilidad del bono francés a 10 años, ya que en abril alcanzó un 3,78%, pero el bono alemán cerraba ese día en niveles cercanos, en un 3,4%. Durante los meses coincidentes con la crisis de deuda, se mantuvo en niveles por debajo del 3%.

Sin embargo, la subida de hoy coincide además con los bajos niveles del bund, aunque el repunte de la prima de riesgo francesa se explica más por la acentuada escalada del bono galo que por la escasa rentabilidad del alemán. El bono francés cerraba ayer en un interés del 3,199%, mientras que hoy sube al 3,466%, y el alemán se mantiene en niveles estables, del 1,721% de ayer al 1,770% de la actualidad. De esta forma, la prima de riesgo francesa escala casi 32 puntos y sube hasta los 170 puntos básicos, un máximo histórico de cerrar así.

Ello en una jornada en la que el su índice de referencia, el CAC 40, no ha vivido una jornada especialmente negativa, en consonancia con el Ibex perdiendo un 0.34%. Sus bancos, los que más exposición tienen a la deuda italiana, han sufrido pérdidas leves: BNP ha cedido medio punto, al igual que Société Générale, mientras que Crédit Agricóle sí ha vivido una bajada más acentuada, del 2,31%.

Anuque la crisis de deuda no ha afectado a Francia en los mismos niveles que a sus vecinos españoles e italianos, su Gobierno sí se ha visto obligado a realizar ajustes para intentar conservar su calificación creditica en la triple A actual. En agosto presentaba un paquete de medidas para una consolidación fiscal de 12.000 millones a dos años, y hace unos días aprobaba un nuevo plan de subida de impuestos y recorte del gasto público para ahorrar otros 8.000 millones.

Un error que podría tener influencia

La escalada del diferencial francés coincide con el hecho de que Standard & Poors haya rebajado por un "error técnico" la calificación de la deuda. Algunos de sus abonados recibian un mensaje en el que se sugería tal hecho, aunque la agencia de calificación se ha apresurado a desmentirlo en un comunicado, ratificando la triple A.