La nueva batalla de la liquidez para ahorrarse el peaje de los 'superdepósitos'

Los bancos captan 14.500 millones en un mes con los pagarés

La guerra de los bancos está ahora en los pagarés. Los mercados mayoristas continúan cerrados y los 'superdepósitos' están penalizados. En octubre, las entidades captaron 14.500 millones con estas emisiones que ofrecen hasta un 4% anual. La cifra es un 137% superior a la de septiembre.

La fórmula de los pagarés tiene importantes ventajas para las entidades, les permiten captar liquidez sin tener que pagar el peaje que el Gobierno exige a los 'superdepósitos'. Desde julio, los bancos han de abonar una penalización al fondo de garantía de depósitos por las imposiciones que ofrezcan tipos de interés fuera de mercado.

Los mercados mayoristas, pese a que BBVA consiguió colocar 750 millones de euros hace dos semanas en bonos senior a 18 meses, han vuelto a cerrarse, ante las renovadas incertidumbres en torno a Italia. La colocación previa a la efectuada por el banco presidido por Francisco González data del 31 de mayo.

Con este panorama, las únicas fuentes seguras de liquidez son tres. Primera, las subastas del BCE, de hecho el próximo 21 de diciembre prestará a los bancos todo el dinero que le pidan a 13 meses. Segunda, las cámaras de contrapartida LCH.Clearnet y Eurex Repo. Y tercero, el acceso a la financiación minorista; es decir, el dinero de los clientes de toda la vida. La Caixa, de hecho, comenzará a vender mañana una emisión de bonos subordinados al 7,5% a cinco años.

Las entidades se han puesto manos a la obra y han comenzado a vender en oficina los pagarés, que hasta el momento reservados a clientes institucionales. En octubre, la batalla se recrudeció y colocaron pagarés entre inversores institucionales y minoristas por 14.499,3 millones de euros, según los datos de AIAF, el mercado español de renta fija privada. El crecimiento respecto al importe captado en septiembre (6.113,8 millones) fue espectacular, del 137,2%.

El importe de los pagarés a 12 meses -los más comercializados entre pequeños inversores- fue el que más creció, con un alza del 512,2%, hasta los 3.451,8 millones de euros. También hubo fuertes aumentos en los de seis meses (del 319%, hasta los 1.158,5 millones) y en los de tres meses (del 174,3%, hasta los 2.650,1 millones).

La entidad que más dinero captó con pagarés en octubre fue Santander (3.162,7 millones de euros), seguida de Bankia (2.285 millones) y BBVA (1.844,3 millones), de acuerdo a los datos de AIAF. Lejos de estas cifras aparecen Caixabank (856,2 millones) y Popular (740 millones).

Nuevos destinatarios para un producto clásico

Los pagarés son un producto clásico que se colocaba casi exclusivamente entre inversores profesionales, sobre todo entre grandes empresas, que disponían de sus picos de tesorería para obtener rentabilidad a corto plazo. Eso sí, sus rendimientos eran muy inferiores a los ofrecidos a los particulares, con unos 10 puntos básicos por encima o por debajo del euríbor.

Santander fue el primero en disparar, a mediados de septiembre lanzó una ofensiva al anunciar que colocaría pagarés entre sus clientes de oficina. Ofrecía -y ofrece- hasta el 3,75% anual y tiene margen para colocar hasta 7.500 millones de euros, según el programa registrado en la CNMV.

Después le siguieron BBVA, Popular, Bankia, Caixabank, La Caixa, Liberbank, Sabadell... Actualmente, casi todas las entidades disponen de este tipo de productos a disposición de sus clientes minoristas. La rentabilidad llega hasta el 4%, aunque tienen inconvenientes respecto a las clásicas imposiciones a plazo fijo.