Aerolíneas

Virgin competirá con IAG por el control de la británica BMI

La aerolínea Virgin Atlantic ha hecho pública su intención de comprar BMI, filial de Lufthansa, después de que IAG, la fusión de British Airways e Iberia, firmara un principio de acuerdo el pasado viernes con la alemana.

No obstante, pese a que el acuerdo alcanzado entre IAG y aerolínea germana preveía la compra de BMI para principios de 2012, desde el primer momento Lufthansa puntualizó que no se trataba de un acuerdo de exclusividad, por lo que la oferta de Virgin será estudiada de forma conjunta a la oferta del holding.

De hecho, según explicó ayer al diario británico Daily Telegraph, el consejero delegado de Virgin Atlantic, Steve Ridgway, tendrá un encuentro con altos ejecutivos de Lufthansa el próximo jueves para presentar su oferta de adquisición de BMI.

IAG 6,69 -5,19%

"La batalla por la compra de BMI no ha hecho más que comenzar", aseguró Ridgway, que consideraría "abusivo" que IAG pudiera hacerse con la filial alemana y, por tanto -y más apetecible para los dos candidatos-, con el 8% de los slots (derechos de despegue y aterrizaje) de que dispone en el aeropuerto londinense de Heathrow.

"BA ya posee un más que suficiente dominio en Heathrow, con un 45% de los slots, en un aeropuerto más que importante para las rutas con Estados Unidos. Estamos preocupados de que su presencia se incremente aún más y las autoridades también deberían estarlo", apuntó el presidente de Virgin Atlantic, Richard Branson. Por ello, tanto Ridgway como Branson han asegurado que, al contrario de lo que defienden los negociadores de IAG, "el proceso está lejos de estar finiquitado".

"Me temo que BA está intentando maquillar el hecho de que se trata de una competición y que aún queda mucho camino por delante, sobre todo si el acuerdo del que presumen ni es de exclusividad ni es vinculante", ha señalado Ridgway.

Preacuerdo

IAG anunció el pasado viernes tanto a la Bolsa de Madrid como a la de Londres la firma de un preacuerdo con Lufthansa, condicionado a la luz verde de las autoridades de la competencia, de adquisición de BMI. El precio rondaría los 300 millones de libras.