Álvaro Silva. Ex secretario general de la OPEP y asesor en materia energética del Gobierno de Venezuela

"El precio del crudo no puede bajar de 80 dólares"

"El precio del crudo no puede bajar de 80 dólares"
"El precio del crudo no puede bajar de 80 dólares"

Silva (Teresen, Venezuela, 1931) es uno de los mayores expertos del mundo en materia de petróleo. secretario general de la OPEP entre 2001 y 2003, actualmente asesora al Gobierno de Hugo Chávez. Cree que el crudo no se acabará a corto plazo, pero considera que es necesario plantearse un "uso más racional" para evitar su desaparición.

PREGUNTA. ¿Por qué el petróleo está tan caro pese a la crisis tan intensa que hay?

RESPUESTA. En la configuración del actual precio hay dos factores estructurales y uno coyuntural, que es el de la especulación.

Entre los estructurales el más importante es la competencia entre la OCDE y los emergentes. Su gran apetencia para los hidrocarburos está presionando al alza los precios. Pero también está la cuestión de que el petróleo no se puede pagar a precios de hace décadas. Un barril a cien dólares ya está admitido porque lo asimila cualquier economía sin dañarla.

El nivel óptimo está en 80 dólares. De ese nivel puede subir hasta 100, pero ya no puede bajar más, porque sino habrá problemas para garantizar el suministro.

P. ¿Se puede producir una caída en el precio como la de hace tres años (bajó 100 dólares en seis meses)?

R. No. Puede haber oscilaciones, pero el coste medio de producir un barril no bajará ya de 80 dólares. Cualquier precio por debajo no le compensa al productor.

P. ¿Hay petróleo suficiente para el medio plazo o hace falta buscar otras fuentes?

R. Hay reservas para el presente y el futuro más inmediato. Y se pueden complementar con otras fuentes renovables, aunque hay que tener claro que nunca podrán sustituirlo, ya que apenas son representativas, mientras que el crudo supone el 80% del total.

Lo que se hace necesario es reordenar el uso de la energía. Hay que repensar si es racional usar un coche para moverse por las ciudades o tener luz artificial en todos los edificios funcionando las 24 horas del día.

P. ¿Esa alternativa podría ser el gas?

R. No. Trasladarlo por mar y licuarlo sigue siendo muy costoso, aunque los avances tecnológicos pueden abaratarlo.