ârdago a la Unión Europea

Compás de espera en los mercados hasta conocer el desenlace griego

Los inversores dieron un respiro a los mercados. Hubo mejoras para la mayoría, las primas se relajaron, excepto la de Francia, y los bancos recuperaron terreno. Pero Grecia seguirá decidiendo el devenir de las Bolsas. Merkel y Sarkozy se niegan a renegociar los acuerdos pactados con Yorgos Papandreu, cuya decisión de convocar un referéndum sobre el rescate ha atenazado a las Bolsas.

Calma tras la tormenta. El desarrollo que siguieron ayer los mercados no tuvo nada que ver con la tempestad del día anterior. Un ascenso del 1,42% marcó el Euro Stoxx, tras caer el 5,26% la víspera. El Ibex estuvo más flojo y perdió el 0,06% por las caídas de Santander, del 1,34%, y BBVA, del 2,14%. El Dax y el Cac avanzaron el 2,25% y 1,38%. El mercado de Milán recuperó el 2,31% y el de Grecia cedió el 0,16%. Los bancos europeos mejoraron un 0,73%.

Las primas de riesgo se relajaron en España -pasó de 375 a 363 puntos básicos-, Portugal, Italia, Grecia y Bélgica. En Francia, sin embargo, volvió a repuntar hasta un nuevo récord en 126 puntos básicos. El mercado teme que el país galo pierda la máxima solvencia.

A pesar de estas ciertas mejoras, la situación sigue siendo muy delicada. El anuncio por sorpresa de Grecia el pasado lunes de que convocará un referéndum sobre la aceptación del segundo plan de rescate dejó boquiabiertos a los inversores. Las consecuencias han sido inmediatas: las Bolsas cayeron el martes a plomo; los diferenciales de deuda se dispararon; el Tesoro de Portugal ha tenido que pagar casi un 5% en su última emisión en letras de tres meses, récord desde la entrada en el euro, y el fondo de rescate ha aplazado una subasta de bonos por 3.000 millones por las condiciones del mercado. El erario público español emite hoy bonos a cinco años por 4.500 millones.

Hoy y mañana serán días claves. Merkel y Sarkozy habían convocado en una reunión de urgencia previa al G-20 al primer ministro heleno, Yorgos Papandreu, para que explique su decisión, que podría llevar a Grecia a su salida del euro y a una quiebra desordenada. Según Papandreu, Europa conocía sus intenciones; el viernes se someterá a una moción de confianza. Citi señalaba ayer en un informe que "el referéndum ha aumentado el riesgo de una quiebra desordenada y el contagio al resto de Europa". "Todo esto incrementa las posibilidades de una recesión peor en Europa", añade.

Al margen de lo que suceda en estos días, lo cierto es que "el daño está hecho", tal y como subraya José Luis Martínez, de Citi, y que hará falta tiempo para recuperar la confianza. "Aunque no se haga el referéndum, los mercados van a seguir poniendo en entredicho la solvencia de Grecia. Pase lo que pase, la incertidumbre llega para quedarse", añade Martínez.

Y este mar de dudas está salpicando directamente a Italia. La prima de riesgo se relajó ayer desde 442 a 436 puntos básicos. El martes llegó a superar el umbral de los 450 que llevó a Irlanda, Grecia y Portugal a su rescate posterior. "Los mercados están reclamando un cambio de Gobierno. El desprestigio es máximo sobre el actual. Italia depende de la mejora de la situación en Grecia y, por otro lado, de que se convoquen elecciones anticipadas", explica Daniel Pingarrón, de IG Markets.

Berlusconi reunió ayer de urgencia a su Gobierno para aprobar más medidas de ajuste para reducir el déficit.

El referéndum heleno, que ayer se apuntaba que podría celebrarse en diciembre, deja en el aire la entrega del sexto tramo de ayudas del primer paquete. Además, Europa se niega a renegociar el segundo. También los pactos alcanzados en la cumbre de la semana pasada y el fondo de rescate generan dudas. "No tengo claro que todo se quede en papel mojado. Se debería acelerar la conformación del fondo de rescate", explica José Luis Martínez. "Podríamos ver acelerarse la contribución de China al EFSF con previsiblemente unos 700.000 millones, y eso sería muy buena noticia", añade Pingarrón.

Bajo este desolador escenario se reúne hoy el BCE con Mario Draghi como presidente. El mercado no espera cambios en los tipos. La Fed los mantuvo ayer en mínimo histórico y reiteró que permanecerán excepcionalmente bajos al menos hasta mediados de 2013.

El Dow Jones sumó el 1,53%, el S&P, el 1,61% y el Nasdaq, el 1,27%. La Reserva Federal ha bajado las previsiones de crecimiento para 2011 entre el 1,6% y el 1,7%, frente al 2,7% y un 2,9 % anterior. MF Global, que volvió a cotizar tras declararse en quiebra, bajó el 79,18%.