El parón económico y la exigencia de capital lastran las cuentas

La banca europea inicia otra oleada de recorte de empleos

La banca europea ha iniciado una nueva oleada de supresión de puestos de trabajo. Credit Suisse, Danske Bank y Nomura anunciaron ayer que reducirán su plantilla en el Viejo Continente por el parón económico y las nuevas exigencias de capital.

La banca europea inicia otra oleada de recorte de empleos
La banca europea inicia otra oleada de recorte de empleos

Las entidades financieras europeas viven su propio calvario, en paralelo a la crisis griega. La ralentización de la economía mundial y las nuevas exigencias de capital para el sector están provocando que muchos grupos revisen sus previsiones de ganancias para 2011 y anuncien planes de recorte de plantilla.

En lo que va de ejercicio, los bancos de Europa occidental han eliminado 86.000 puestos de trabajo, el doble que sus rivales estadounidenses (36.900), de acuerdo con datos recopilados por Bloomberg.

Ayer fue el turno de Credit Suisse, Danske Bank y Nomura. La entidad suiza, que presentó resultados, avanzó que prevé eliminar 1.500 puestos de trabajo, que se añaden a los 2.000 que ya anunció en julio que pensaba suprimir.

El grupo presentó un beneficio neto atribuible de 683 millones de francos suizos (562,6 millones de euros) en el tercer trimestre, un 12% más que un año atrás. Pero, por primera vez en tres ejercicios, obtuvo pérdidas en su división de renta variable.

El primer banco de Dinamarca, Danske, también explicó ayer que prevé ahorrar 2.000 millones de coronas (269 millones de euros) con la supresión de 2.000 empleos en los próximos tres años. "La crisis actual, las nuevas regulaciones y los mayores costos financieros presionan los resultados del consorcio. Para mejorar los ingresos hemos aumentado el foco sobre los costes", señaló en un comunicado su director ejecutivo, Peter Straarup.

También la división europea del grupo japonés Nomura tiene previsto poner en marcha nuevos despidos. De acuerdo con fuentes citadas por Reuters, los recortes podrían afectara 700 puestos de trabajo.

Adelgazamiento de balances

Otra de las consecuencias que están teniendo las nuevas exigencias de capital impuestas a la banca europea, junto con las malas perspectivas económicas, es la presión sobre los grandes grupos para que reduzcan sus balances.

Credit Suisse, UBS, Deutsche Bank y Barclays, cuatro de las más importantes firmas del Viejo Continente, han anunciado ya planes para adelgazar sus balances en 303.000 millones de euros (en términos de activos ponderados por riesgos). El banco japonés Nomura, que ayer presentaba resultados, anunció que en los próximos meses se concentrará en reducir su división de banca mayorista en Europa.

"Los días de vino y rosas ya quedan muy lejanos", explica Johan Purcell, fundador de la firma Purcell & Co, basada en Londres. "Los viejos modelos y las creencias incuestionables están siendo profundamente revisadas. Este será el desafío de toda una generación", apunta.

"La duración excepcionalmente larga de los problemas económicos está provocando que algunos bancos tengan que repensar su negocio", asegura Andrew Gray, socio de PricewaterhouseCoopers.