El nombramiento evita la pugna entre Renfe y Adif, pero es provisional hasta enero

El consorcio de La Meca elige como presidente a un directivo de Ineco

La reunión para la constitución del consorcio español que construirá y explotará el AVE de Medina a La Meca se resolvió hoy con una solución de compromiso. La presidencia de la sociedad recaerá en Manuel Benegas, director de la ingeniería pública Ineco. El nombramiento es provisional por tres meses y permite que esta tarde la Comisión Delegada del Gobierno apruebe el seguro de Cesce a consorcio.

El acuerdo de la reunión de constitución del denominado Consorcio La Meca-Medina termina con cinco días de incertidumbre en los que Renfe y Adif rivalizaron por alzarse con la presidencia del grupo de 12 empresas españolas que, hace dos semanas, resultaron adjudicatarias de la construcción del llamado "AVE de los peregrinos" en Arabia Saudita, con un presupuesto de 6.736 millones de euros.

Manuel Benegas es director de operaciones operaciones de Ineco. Nació en 1949, es ingeniero de caminos y participó en la construcción del AVE Madrid-Sevilla y del Madrid-Barcelona. Entró en la ingeniería pública hace tres años.

El consejo de administración del consorcio acordó además nombrar vicepresidente a Diego Sobrón, de Talgo, y secretario a Miguel Riaño, que representa a Herbert Smith, firma que ha asesorado legalmente al grupo de empresas para lograr este histórico contrato.

Las empresas que conforman el consorcio son Renfe, Adif e Ineco (dependientes de Fomento) y las privadas OHL, Cobra (ACS), Consultrans, Copasa, Imanthia, Inabensa, Dimetronic, Indra y Talgo. Esta última compañía será la encargada de suministrar los trenes.

Este grupo de empresas españolas copan el 88% de este consorcio hispano saudí, denominado 'Al-Shoula', y que se completa con dos sociedades saudíes (Al Shoula y Al Rosan).

El contrato incluye el montaje de la línea ferroviaria de este AVE de Arabia Saudí, de unos 450 kilómetros de longitud, la instalación de los sistemas de señalización y telecomunicaciones, la electrificación y el centro de operaciones y control.

Además, contempla el suministro por parte de Talgo de 35 trenes AVE con capacidad para 450 viajeros cada uno, con posibilidad de compra de 23 más, y la operación y el mantenimiento de la línea por parte de Renfe por un periodo de doce años.