Caja Badajoz amenazó con dejar el grupo al conocer la alta mora de CAI y Burgos CCO

El reducido tamaño obliga a Caja 3 a acercarse a Unicaja y BMN para su fusión

Al final, todas las cajas han sucumbido a las exigencias del Banco de España de transformarse en bancos. Las últimas han sido Caja Badajoz, Caja Inmaculada (CAI) y Círculo de Burgos, integradas en el SIP de Caja 3. La entidad extremeña, no obstante, amenazó con dejar este grupo tras la decisión del supervisor. Mientras, Caja 3 espera unirse a Unicaja o BMN en los próximos meses para ganar tamaño.

Las diferencias internas existentes entre las tres cajas que forman Caja 3 no han alterado los planes que tenía el Banco de España para todo el sector financiero. Todas las cajas de ahorros, a excepción de Ontinyent y Pollença, han sucumbido a sus planes y se han transformado en bancos, pese a que su actividad, tamaño o dependencia del mercado mayorista no les obligase.

Este es el caso de Caja 3. Este grupo no tenía intención de transformarse en banco, pero tras las pruebas de estrés del pasado mes de julio, el Banco de España les comunicó la conveniencia de traspasar sus activos a un banco, pese a que las tres cajas que forman este grupo no solo no tenían previsto dar este paso, sino que, además, Caja Badajoz presionaba para abandonar el SIP.

Pero una cosa es lo que quieras y otra lo que te dejen hacer, más cuando eres pequeño, explicaba una fuente de una de estas tres cajas. El viernes, así, los consejos de administración de las tres entidades aprobaron celebrar el próximo 21 de noviembre sus respectivas asambleas para traspasar sus activos a un banco.

La más reticente a someterse a este proceso era Caja Badajoz, la más solvente de las tres entidades financieras. Se siente defraudada, pese a ello, no ha tenido más remedio que seguir las peticiones del Banco de España.

Eso sí, ha conseguido aumentar su peso en Caja 3, pero muy por debajo de lo que había reclamado. Tendrá el 29% del nuevo banco. Además, dependerá de ella la dirección de riesgos y auditoría. Reclamaba el 51% del capital, aunque es la más pequeña de las tres cajas. "Pero es la más solvente", señalan varias fuentes que recuerdan que ya la firma de la fusión de las tres cajas "fue polémica".

Antecedentes

Las tres cajas ratificaron su unión a finales de diciembre de 2010. Se hizo un reparto del SIP en función de los activos de cada caja. A Badajoz le correspondió el 24%. CAI fue la más afortunada. Pero solo unas semanas más tarde, en torno al 10 de enero de 2011, el grupo recibió unas actas de inspección del Banco de España correspondientes a 2009, en las que obligaba a la nueva entidad a realizar una dotación de 300 millones de euros por la elevada morosidad detectada y no declarada antes por CAI y Círculo de Burgos, señalan fuentes conocedoras del informe.

Ante ello, Badajoz intentó romper el acuerdo de fusión al considerarse engañada, pero el Banco de España le recordó que si se iba tendría que desembolsar una sanción correspondiente al 30% de sus recursos propios. Había un precedente, Cajastur con Caja Mediterráneo (CAM). Pero en el primer caso ya se había firmado la constitución de Caja 3, les explicó el supervisor, por lo que no había marcha atrás.

Las diferencias internas pueden diluirse en unos meses. Caja 3 tiene solo unos activos de 21.000 millones de euros. No tiene tamaño para sobrevivir en los próximos años.

"No hay ninguna negociación oficial con otras entidades, pero sí es cierto que ha habido contactos con Unicaja y BMN, y no sería extraño que en un tiempo Caja 3 termine en la órbita de uno de estos grupos", reconocen fuentes financieras y políticas. La entidad que preside Braulio Medel se encuentra en estos momentos en pleno proceso de fusión con Caja España Duero. BMN, por su parte, acaba de conseguir los fondos necesarios, en parte gracias a una emisión de convertibles, para alcanzar los ratios de capital exigidos por el Banco de España y evitar así la entrada de dinero público.

Un inevitable proceso para ser independiente

Caja 3 se ha convertido en una oportunidad para Unicaja y BMN. Pese a que la entidad malagueña se encuentra en pleno proceso de unión con Caja España Duero, la integración de Caja 3 no le supondría un gran esfuerzo adicional. Braulio Medel, presidente de Unicaja, es uno de los más veteranos del sector y conoce bastante bien a las tres cajas que integran a este grupo encabezado por CAI. Y quiere seguir creciendo con integraciones. El responsable de BMN, Carlos Egea, también es otro de los más veteranos del sector financiero, y posiblemente la necesidad de ganar tamaño sea más acuciante para este grupo más pequeño que Unicaja. Pero, aunque están son las dos opciones más factibles para Caja 3, varias fuentes aseguran que Medel es el gestor que más se ha movido para abrir negociaciones formales con este pequeño grupo financiero.

Alianza

El grupo Caja 3 es la más pequeña entre las diversas alianzas de cajas de ahorros que se produjeron a lo largo de 2010. En su caso, cuenta con 600 oficinas repartidas en 33 provincias, 3.000 trabajadores y tiene activos por valor de 20.259 millones de euros.