Rajoy resucitará la deducción por reinversión de beneficios si gana las elecciones

El PP elevará el mínimo familiar exento en el IRPF

El programa del PP ya está sobre la mesa. Tras meses de especulaciones y de cocina, Mariano Rajoy ha desvelado sus armas para ganar las próximas elecciones. Muchas generalidades y pocas cifras en un programa donde la fiscalidad tiene un lugar destacado. Por supuesto, ni una palabra de subir impuestos.

El candidato a la presidencia del Gobierno por el PP, Mariano Rajoy
El candidato a la presidencia del Gobierno por el PP, Mariano Rajoy

Las medidas fiscales del Partido Popular apuntan a unas empresas con menor carga impositiva, pero también hay guiños populares. Por ejemplo, Mariano Rajoy elevará el mínimo exento familiar en el Impuesto sobre la Renta si gana las elecciones, pero también resucitará la deducción a las compañías por reinversión de beneficios.

Eso sí, las cifras brillan por su ausencia. Las 222 páginas que constituyen el programa de PP son parcas en detalles y pródigas en generalidades. "Elevaremos los mínimos familiares en el IRPF adaptándolos mejor a las circunstancias de los contribuyentes, especialmente en relación con las familias numerosas". Y hasta ahí llega la propuesta.

El PP aboga por una modernización del Impuesto sobre la Renta "con el objetivo de favorecer el ahorro, la inversión y el empleo". Como ya había anunciado el candidato al Gobierno, se fomentará fiscalmente el ahorro a largo plazo y para ello se creará una nueva deducción en el IRPF que primará a los que llenen sus arcas cada año. Será en esta deducción donde se compute el ahorro destinado a la adquisición de vivienda habitual.

Como no podía ser de otra forma, también hay espacio para los planes de pensiones privados, que mejorarán su tributación.

Y más sobre la vivienda: el PP se había comprometido a mantener el IVA superreducido para la compraventa de vivienda habitual y así consta en su programa. Lo hará de forma transitoria, avisa, aunque no especifica la fecha de caducidad. Habrá una reducción en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales aplicable a la vivienda usada.

¿De dónde sacará el dinero para ello el PP? Desde luego no de incrementar la fiscalidad de las empresas, porque también hay rebajas para ellas. Primero un caramelo a las más pequeñas: se generalizará "la aplicación a las empresas de reducida dimensión del tipo del 20% en el Impuesto de Sociedades, a la vez que se ampliará el ámbito de aplicación del tipo del 25%".

Sí a las deducciones en Sociedades

En contra de lo que muchos expertos e inspectores fiscales reclamaban, el PP no va a suprimir el sistema de deducciones, ese que permite que las empresas reduzcan el tipo efectivo en el Impuesto de Sociedades hasta dejarlo por debajo del 10%, según las cifras de ejecución de la Agencia Tributaria para las grandes compañías. La única alusión a este respecto es que se "simplificará" el sistema de deducciones. No se sabe hacia dónde.

Lo que sí se sabe es que algunas deducciones resucitarán. Una de ellas es la que permite beneficiarse fiscalmente de la reinversión de las ganancias. Para ello, el PP mejorará "el tratamiento fiscal de los beneficios de la actividad económica reinvertidos en el propio proyecto empresarial para reforzar la capacidad de autofinanciación de las empresas, especialmente en el caso de pymes y autónomos", dice el programa.

Entre las "mejoras" que aplicará el PP también se encuentra la de los métodos de amortización, así como la reforma de la tributación por módulos "teniendo en cuenta las circunstancias de las empresas y la gestión tributaria".

Tal y como estaba previsto, el programa contiene igualmente la promesa de que se modificará "de acuerdo con la normativa europea" el régimen del IVA para que los autónomos y pymes no tengan que pagar este tributo hasta que efectivamente hayan cobrado las facturas correspondientes.

¿La clave?, la lucha contra el fraude

Los mandamientos de gobierno del PP no aluden a ninguna subida de impuestos que permita compensar los incentivos al ahorro, el apoyo a las empresas de tamaño reducido o a los emprendedores. Para el PP, la lucha contra el fraude es la clave y de ahí es donde vendrán los ingresos que permitan reducir la recaudación por otras vías.

"Un sistema más simple facilitará la lucha contra el fraude fiscal que se aprovecha de la complejidad para hacer más injusto el reparto de las cargas tributarias", señala el programa popular. Y de ahí se tiende la mano a los profesionales en este campo: "reforzaremos los medios y mejoraremos las estrategias de la lucha contra las bolsas de fraude, singularmente las que se ocultan tras los paraísos fiscales", sentencia.

Puertas de escape a la insolvencia

En el capítulo de la reforma del sistema financiero, se cumplen las expectativas: las propuestas concretas brillan por su ausencia. Lo más parecido a una medida detallada es la referida a los procedimientos de insolvencia para las personas físicas. El PP deja entrever que modificará la ley concursal para que las personas físicas y no solo las empresas tengan ventanas de salida en casos de insolvencia extrema. Abre la puerta, por tanto, a que la entrega de la vivienda pueda llegar a liberar a un hipotecado de sus obligaciones con la banca.

El resto de los puntos no suponen novedades. Sanear el sistema financiero, acelerar la reforma de las cajas de ahorros, exigir responsabilidades a los gestores de las cajas de ahorros, impulsar la retribución variable de los directivos bancarios, reforzar la capacidad de supervisión del Banco de España y de la CNMV... Nada nuevo en realidad. El programa asegura que potenciará los mecanismos no bancarios de financiación de las empresas, como las entidades de capital riesgo.