El plebiscito griego irrita a los socios europeos

Sarkozy y Merkel tratarán de urgencia la crisis griega

Los dos líderes europeos mantendrán conversaciones durante el día de hoy para analizar el nuevo horizonte que se abre tras el anuncio griego de llevar a referéndum el nuevo fondo de rescate.

Las decisiones tomadas ayer por el gobierno griego han supuesto todo un terremoto en Europa, que ve como las interminables reuniones y los acuerdos logrados pueden no servir para nada si la sociedad griega da la espalda al nuevo fondo de rescate. Las consecuencias para la economía europea que se derivarían del rechazo al fondo de rescate han hecho reaccionar a los dos líderes de la eurozona, la canciller alemana Ángela Merkel y el presidente francés Nicolás Sarkozy, que mantendrán conversaciones durante todo el día de hoy para analizar la hoja de ruta a seguir tras el anuncio heleno, según ha confirmado el Eliseo a Reuters.

Sarkozy reunirá a los principales responsables de su Ejecutivo durante la tarde: el primer ministro, el de finanzas y el de asusntos exteriores, a los que se añadirá el gobernador del banco central. El gabinete de la presidencia ha confirmado que no abrá ningún comunicado tras la reunión, motivada por el desplome que están sufriendo los bancos franceses en la Bolsa, de los más expuestos a la deuda helena.

La agitación de los dos motores de la eurozona es patente. Un líder liberal de la coalición de Gobierno de Angela Merkel aseguró ayer sentirse "irritado" por la decisión del Gobierno griego de convocar un referéndum para aprobar el rescate del país. Rainer Brüderle, aseguró que ésta es una "extraña forma de actuar", según informa Reuters.

En Francia, el presidente Nicolas Sarkozy se encuentra "consternado" con los planes de Papandreu de convocar unplebiscito, según fuentes cercanas al mandatario que cita el periódico Le Monde, informa Bloomberg.

El gobierno español también ha hecho público su parecer a través de su portavoz, José Blanco, quien ha afirmado que la convocatoria de referéndum es "una mala noticia para España y Europa.Todo lo que sea retrasar la solución al problema de la deuda griega perjudica a España".

En Finlandia, el ministro de Asuntos Europeos y Comercio Exterior, Alexander Stubb, aseguró por su parte que la votación griega va a ser un plebiscito sobre la permanencia del país en el euro, lo que viene a significar que un 'no' supondría la salida del país del sistema monetario europeo. Las últimas encuestan muestran que la población griega se muestra mayoritariamente en contra de los planes de rescate de la UE.

Bruselas no ha recibido confirmación

Desde la Comsión Europea se ha afirmado esta mañana que aún no se le ha notificado de manera formal los planes del gobierno griego. "Hasta que no recibamos, por ejemplo, un escrito de Grecia, no haremos ninguna valoración", ha afirmado una portavoz a la agencia Bloomberg.