Vueling abandona el aeródromo

Último vuelo comercial en el aeropuerto de Ciudad Real

La compañía de bajo coste Vueling, la única que operaba desde el aeropuerto Central de Ciudad Real y conectaba la capital manchega con Barcelona y Palma de Mallorca con dos vuelos semanales, ha fletado este sábado su último vuelo desde el aeródromo, lo que deja a la infraestructura aeroportuaria sin vuelos comerciales.

Un Airbus A320 de Vueling despega por última vez del aeropuerto Central de Ciudad Real
Un Airbus A320 de Vueling despega por última vez del aeropuerto Central de Ciudad Real

El avión con el identificador de vuelo VY1999/IB5869 despegaba a las 14:45 horas del aeródromo manchego con 40 pasajeros a bordo. Ese mismo avión había llegado a las 14:15 procedente desde Barcelona con 56 pasajeros, según informaron fuentes del aeropuerto.

Este es el último vuelo con carácter comercial que partía desde el aeródromo manchego, que permanecerá abierto para vuelos privados mientras el Juzgado de lo Mercantil de Ciudad Real, que lleva el concurso de acreedores en el que está inmersa esta infraestructura, autorice su cierre provisional por un año, tal y como han pedido los administradores concursales.

La decisión de la compañía de bajo coste Vueling de dejar de volar desde el aeropuerto de Ciudad Real se produce coincidiendo con la finalización del contrato publicitario que firmó con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y por el que ha recibido 2,36 millones de euros.

Vueling, que comenzó a volar desde Ciudad Real a principios del mes de noviembre de 2010 con cuatro vuelos semanales que unían Ciudad Real con Barcelona y París, solo operaba en la actualidad con dos vuelos semanales que partían desde el Central a Barcelona.

Desde que comenzó a funcionar el aeródromo en diciembre de 2008, el número de pasajeros nunca ha sido significativo, hasta tal punto que hasta el primer semestre de este año la cifra de viajeros que han pasado por el Central se eleva a poco más de 100.000 pasajeros.

En diciembre de 2008 el número total de pasajeros fue de 1.116 pues era su primer mes de funcionamiento; en 2009 el número se elevó hasta los 53.557 pasajeros; en 2010 la cifra fue de 33.520 viajeros y en los seis primeros meses de este año, la cifra ha sido de 11.844 pasajeros.

La infraestructura cierra cuando se encuentra inmersa en un proceso concursal, después de que un juzgado de Ciudad Real ordenara suspender en sus funciones al último Consejo de Administración que gestionaba la infraestructura.

Además, en estos momentos sus trabajadores se encuentran afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE) que se viene aplicando desde principios de este año.

El Aeropuerto Central de Ciudad Real, que cuenta con una pista de 4.000 metros y una terminal de pasajeros de 28.000 metros cuadrados con capacidad para cinco millones de viajeros, y una zona de carga para mover hasta 90.000 toneladas anuales, fue el primero internacional de carácter privado que se abrió en España.

En su concepción inicial, el aeródromo se diseñó para ofrecer un gran abanico de servicios que abarcaban desde la aviación comercial nacional e internacional, la aviación de carga e instalaciones exclusivas para la aviación privada y deportiva, servicio de mantenimiento de grandes aeronaves y una zona de estacionamiento para aeronaves de larga duración.

Según el último informe concursal elaborado por los administradores concursales, el valor actual del aeropuerto rondaría los 700 millones de euros.

Los trabajadores creen que puede ser viable

Los empleados del Aeropuerto Central de Ciudad Real aseguran que esta infraestructura puede "ser viable y tener futuro", y apuestan por que lleguen nuevas propuestas de negocio antes de su cierre definitivo.

En declaraciones a Efe, algunos trabajadores del Aeropuerto de Ciudad Real, que han preferido mantener el anonimato, han señalado que este aeropuerto, con una de las "pistas más grandes de aterrizaje del país y con las mejores condiciones, no puede abandonarse y dejarlo morir".

Para estos trabajadores, "se debe aprovechar que la inversión está realizada, para que siga funcionando". De esta misma opinión son los miembros del comité de empresa del Aeropuerto Central, que han asegurado que, "de momento", nadie les ha dicho que mañana no tengan que volver a su puesto de trabajo los próximos días.

Según algunos miembros del comité de empresa, la mala gestión de la oferta de vuelos que se ha producido en los últimos meses ha provocado el descenso de viajeros desde el Central, algo que no ocurría cuando la compañía Ryanair volaba a Londres o Air Nostrum volaba a Palma de Mallorca. Entonces, han apuntado, "los aviones iban llenos de gente y eran muchos los pasajeros que venían desde otras provincias como Badajoz o Albacete".

El comité de empresa ha lamentado la situación en la que quedan los más de 80 trabajadores de la infraestructura que, han recordado, "dependen de este trabajo para alimentar a sus familias".

En ese sentido, han lamentado que el consejero de Empleo de la Junta de Comunidades, Leandro Esteban, se refiriera estos días a ellos diciendo que era lo que más le preocupaba y ocupaba cuando, han dicho, "hasta ahora no lo hemos notado y nos gustaría haberlo hecho".

La Junta, han comentado, "no ha hablado con el comité de empresa o con los trabajadores y lo único que ha hecho es decir que el Aeropuerto es una aberración o un aeropuerto fantasma, lo que nos parece una falta de respeto hacia los trabajadores", han comentado.

Además, el comité de empresa ha expresado su malestar por el hecho de que la presidenta regional, María Dolores de Cospedal, en campaña electoral, comentara que haría cualquier cosa por evitar que el aeropuerto fracasara y, han afirmado, "hasta el momento no ha movido ficha".

Para los trabajadores, los responsables políticos deben tener en cuenta que "los accionistas han jugado un papel determinante en el devenir del aeropuerto", en el que nada han tenido que ver ellos, que son los que pueden pagar el fracaso del aeropuerto con la pérdida de su puesto de trabajo".

Han asegurado que deberían buscar alternativas de negocio que hicieran viable la infraestructura, como que los vuelos que promueve el Gobierno regional para personas mayores o jóvenes tenga como punto de salida y llegada este aeropuerto, o el que se busquen nuevas compañías comerciales que operen desde él.

En este sentido, han salido al paso de las críticas por el hecho de que la Junta ha subvencionado en esta última etapa a la compañía Vueling, y han recordado que "AENA también subvenciona a otras compañías aéreas que operan desde aeropuertos que tampoco tienen muchos vuelos".

Sentada simbólica de varios 'indignados'

Una veintena de integrantes del movimiento 15M ha protagonizado una sentada simbólica en las instalaciones del Aeropuerto Central de Ciudad Real para mostrar su rechazo a la gestión llevada a cabo en esta infraestructura aeroportuaria.

Los integrantes de este movimiento social han tomado el aeropuerto tras realizar una marcha de 15 kilómetros que les ha llevado desde el centro de la capital manchega hasta la terminal de embarque de pasajeros del aeropuerto.

Allí, los indignados han permanecido durante un tiempo proclamando algunos lemas entre los que se ha podido escuchar "no hay aviones por tantos chorizos".

De esta forma, han querido denunciar el "fraude" que ha supuesto para la sociedad castellanomanchega la construcción de este aeropuerto privado, desde el que hoy ha partido el último vuelo comercial operado por la compañía Vueling.

Los indignados han exigido a los jueces y políticos que depuren todo tipo de responsabilidades tanto "políticas, económicas o penales" que se deriven de la gestión de esta infraestructura que, ahora, dejará de contar con vuelos comerciales.

En su opinión, "alguien debe responder" por haber concedido "créditos de alto riesgo" desde entidades financieras como, por ejemplo, Caja Castilla-La Mancha.