La propuesta reclama más ahorro previo

La Fundación Alternativas pide prohibir las hipotecas por más del 80% del valor de tasación de la vivienda

La cercanía de la cita electoral del 20-N hace que se sucedan las propuestas al futuro Gobierno de cambios legislativos para poder salir de la crisis. En materia hipotecaria, la Fundación Alternativas reclama prohibir por ley la concesión de préstamos por más del 80% del valor de tasación de la vivienda.

La propuesta de la Fundación Alternativas ha sido elaborada por Tomás Gimeno Lázaro, perteneciente al grupo Estudios de Progreso, un colectivo de jóvenes menores de 35 años que trabaja en esta organización afín al PSOE. En ella se plantean varias soluciones a la escalada de ejecuciones hipotecarias por impago de los créditos, "sobre todo con la finalidad de que las familias no pierdan sus casas y caigan en riesgo de exclusión social", explicó el viernes Gimeno Lázaro. Entre las medidas que plantea el estudio destaca la necesidad de reformar la ley hipotecaria para que se prohíba por ley la concesión de préstamos por más del 80% del valor de tasación de la vivienda. "El máximo del porcentaje garantizado, conocido por su denominación en inglés loan to value debería moverse entre el 60% y el 80%", aseguró Tomás Gimeno.

Además, para garantizar que el comprador de vivienda es solvente, la Fundación Alternativas reclama que en paralelo a ese nuevo máximo de las hipotecas, si estas no pueden superar el 80%, el 20% restante se deposite como garantía de que el comprador no se endeuda también por esa cantidad. Es decir, se trata de exigir a los futuros propietarios más ahorro propio "para mininizar su riesgo y, de paso, el de las entidades financieras. Pretende evitar que con la caída de precios de las viviendas, la deuda pendiente de pago supere el precio que obtendría si vendiera la casa", aclaró el autor del estudio.

En cuanto a la dación en pago, el informe se muestra partidario de aplicarla de manera selectiva. Siempre en casos en los que se acredite la imposibilidad del hogar de hacer frente al pago del crédito y cuando se trate de primera vivienda. PSOE e IU son dos de las formaciones políticas que también abogan por regular la dación en pago y agotar todas las vías de negociación posible con los bancos para evitar la ejecución hipotecaria.

PSOE e IU incluyen en sus programas la regulación por ley de la dación en pago

Seguir en la casa, pero de alquiler

La Fundación Alternativas admite que según los datos de que dispone, es cierto que bancos y cajas están siendo cada vez más partidarios de buscar fórmulas alternativas a la ejecución hipotecaria cuando se enfrentan a un caso de impago. "Suelen aplicar periodos de carencia, ampliar los plazos de amortización de la hipoteca o modificar los tipos de interés", explicó Tomás Gimeno.

De manera aún muy minoritaria, algunos bancos compran las casas con hipotecas impagadas a sus titulares. A cambio de que la familia permanezca en su vivienda, ésta pasa a pagar una renta en concepto de alquiler, a un precio inferior al del mercado, a la espera de que su situación económica mejore. La fundación es partidaria de que se pudieran extender esta clase de acuerdos, ya que con ello se evitan los desalojos.

El estudio también propone una reforma que refuerce la independencia de las tasadoras de las entidades financieras, mejorando con ello la credibilidad de sus valoraciones.