CincoDías prueba el nuevo móvil de Apple, a la venta hoy en España

La cámara y el asistente Siri, lo mejor del iPhone 4S

Ya se puede adquirir el iPhone 4S en España. Y aunque el terminal tiene una apariencia externa idéntica al modelo anterior, su interior es nuevo y se nota.

Primeros asistentes a la tienda de Telefónica de Gran Vía para adquirir el iPhone 4S.
Primeros asistentes a la tienda de Telefónica de Gran Vía para adquirir el iPhone 4S.

Tras el éxito de ventas obtenido por Apple en los primeros países donde la compañía lanzó el terminal (empezó a venderlo el 14 de octubre en Francia, Alemania, Reino Unido, EE UU, Australia, Canadá y Japón, y en solo tres días vendió más de cuatro millones, el doble que su predecesor, el iPhone 4), ahora queda por ver qué acogida recibe en el mercado español.

Mientras esa información se conoce, CincoDías ha tenido ocasión de probar durante unas horas el nuevo iPhone 4S, concretamente un modelo blanco de 64 GB. Y la primera impresión obtenida es que, aunque el terminal tiene una apariencia externa idéntica al modelo anterior, su interior es nuevo y se nota. Primero, en la velocidad. El teléfono es mucho más rápido que el iPhone 4 y ello se aprecia a la hora de manejar casi cualquier aplicación. Apple ya dio la razón técnica: el nuevo móvil funciona con el procesador A5, el mismo que lleva el iPad 2, que es de doble núcleo. Y se nota.

De todos modos, aunque esto sea cierto, parece complicado que un usuario pueda apreciar, sin tener el iPhone 4 al lado, grandes diferencias en según qué uso se le esté dando al nuevo terminal. Sí lo notará si lo utiliza para algunos usos específicos como los videojuegos. Ahí, el comportamiento mejorado de uno y otro smartphone sí que se aprecia claramente a favor del iPhone 4S. Quizás sea ese el caso en el que más claro se aprecia lo que dijo la propia Apple cuando lanzó el terminal, que el procesador brinda al nuevo dispositivo velocidades hasta dos veces mayores y gráficos siete veces más detallados.

APPLE INC. 235,63 0,15%

Pero, con todo, las dos mejoras más destacables del nuevo teléfono son su cámara, de 8 megapíxeles, y su asistente inteligente Siri. Respecto a la primera, Apple ha hecho importantes mejoras en la lente de la cámara y ha incorporado un filtro en su nueva óptica que permite obtener fotos muchísimo más nítidas que el iPhone 4, incluso en situaciones de luminosidad extrema. Además, con el nuevo terminal es muy fácil editar las fotos. Tanto que, por ejemplo, bastan dos clics para eliminar los temidos ojos rojos en la imagen de una persona.

El nuevo iPhone 4S también graba vídeos en alta definición 1080p. Pero, hay una característica que hace más interesante la propuesta. El terminal analiza, gracias al chip A5, los movimientos que una persona hace mientras graba y, en tiempo real, hace correcciones. De este modo, cuando después se ve la película no se aprecia ningún tembleque, típico de los vídeos caseros. El procesador del teléfono también analiza y elimina las posibles imperfecciones de los distintos fotogramas tomados para que el resultado final sea un vídeo nítido.

Respecto a Siri, el asistente inteligente, decir que es más que un simple reconocedor de voz. Y la pena es que no está aún disponible en la versión española, y no lo estará hasta 2012 (Apple no ha precisado más sobre la fecha de salida). Eso sí, aunque por ahora está solo en inglés, francés y alemán, y aún está en versión beta, uno se puede hacer una idea del gran potencial de esta aplicación. El asistente reconoce las instrucciones orales que le da el usuario en un lenguaje absolutamente natural; nada de tener que hablarle con unos comandos preestablecidos o con palabras sueltas. Es más, incluso cuando Siri no entiende algo y hace algo mal, si el usuario le corrige, aprende para la siguiente vez.

En las pruebas, hemos comprobado cómo este software de Apple también es capaz de aprender a partir de un contexto concreto. Así, por ejemplo, si se le pregunta si va a llover esta noche en Madrid, primero te dice sí o no, y después enseña la predicción meteorológica del día, pero realzando las horas que se ajustan precisamente a la palabra "noche". Y si a continuación el usuario le pregunta ¿y qué va a hacer en Londres? Siri deduce por el contexto que se le está preguntado también sobre el tiempo que va a hacer allí y responde en ese sentido.

Al igual que con el tiempo, el asistente inteligente del iPhone 4S interacciona con otras muchas aplicaciones. Por ello, se le pueden pedir cosas como "recuérdame tal cosa en 10 minutos" o, como sabe quién soy y quién es mi familia, puedo pedirle que mande un mensaje a mi marido o a mis hijos, sin especificarle los números de teléfono. En definitiva, Siri parece comprender más que obedecer.

También se le puede dictar un texto y verlo antes de mandárselo a alguien. Pero, pese a la utilidad que tiene para muchas cosas, como introducir citas en el calendario, contestar un correo de viva voz o reproducir música cuando se tienen las manos ocupadas, no veo que vaya a sustituir a la pantalla táctil y los menús. Eso no quita para intuir que la inteligencia artificial que hay detrás de Siri pueda ofrecer un manejo futuro de los móviles muy diferente al actual.

La conclusión tras la prueba es que el nuevo iPhone 4S es bastante superior al iPhone 4, la cuestión es si los usuarios de éste último estarán dispuestos a cambiar este terminal por el nuevo iPhone 4S por el extra que les aporta. Parece que los propietarios del iPhone 3GS sí tienen más claro dar el salto, e incluso muchos entusiastas de los productos de la compañía adquirirán la nueva joya de Apple en cuanto puedan, pese a tener su antecesor. Pero el éxito de ventas del iPhone 4S también dependerá del éxito o fracaso de otras buenas alternativas que están llegando al mercado con la nueva hornada de móviles de Nokia, Samsung, HTC o RIM. La elección será difícil. Habrá que esperar algunas semanas, incluso a la campaña de Navidad, para poder hacer un balance.