Ni Popular ni Caixabank pueden computar sus canjeables; Santander, sí

El futuro que les espera a los inversores en bonos convertibles de la gran banca

Los bonos necesariamente convertibles de Popular y Caixabank han de canjearse por acciones para que cuenten como capital de máxima calidad. Santander sí puede computar los suyos sin necesidad de transformarlos, ya que vencen antes del 31 de octubre de 2012.

Los bonos necesariamente convertibles, de entrada, no pueden computarse en los ratios de solvencia que exige la autoridad bancaria europea (EBA, por sus siglas en inglés), solo las nuevas emisiones que cumplan con unos exigentes requisitos todavía por definir podrán incluirse. Bankinter, Pastor, Sabadell, Santander, Popular y Caixabank cuentan con bonos de este tipo colocados entre particulares ¿Qué va a pasar con los inversores?

En principio, no se verán afectados los titulares de bonos necesariamente convertibles de Bankinter, Sabadell ni Pastor, en este último caso su interés recae en la oferta de compra lanzada por Popular. Ninguna de estas entidades ha de adaptarse a las nuevas exigencias de la EBA.

Popular

BBVA 4,72 -0,62%
SANTANDER 3,89 -0,22%
CAIXABANK 2,59 0,58%

El Popular, que necesita reforzarse con 2.362 millones de euros, tiene como opción convertir en acciones las obligaciones obligatoriamente convertibles valoradas en 1.194 millones de euros, tal y como ha señalado a la CNMV. Este es, a juicio de los expertos consultados, el escenario más probable para el banco presidido por Ángel Ron, que cuenta con dos emisiones de este tipo: una de octubre de 2009 que vence en octubre de 2013 y otra de diciembre del año pasado que vence a finales de 2013.

En la emisión de 2010, la entidad, que recientemente ha lanzado una oferta por Pastor, se guarda en el folleto la opción de convertir en acciones los bonos convertibles si estos dejan de computarse como recursos propios básicos. En la vendida hace dos años, con un saldo vivo de 694 millones de euros, las posibilidades de la entidad son menores, ya que el folleto no contempla la posibilidad de canje anticipado, salvo en casos muy particulares.

Los inversores que compraron títulos del Popular en la emisión de 2010 no sufrirían pérdidas pese a la conversión anticipada de los títulos, gracias a que el precio de canje se fija con la cotización de las cinco sesiones previas a la fecha de canje. Les darían las acciones que les correspondan según los precios de mercado. Las obligaciones pagan una rentabilidad anual del 8% hasta su vencimiento, que estaba previsto en principio para diciembre de 2013.

Los que fueron a la emisión de 2009 tienen una perspectiva menos halagüeña en caso de que se conviertan en acciones de forma anticipada, puesto que el precio de conversión fijado es de 7,011 euros por título, cuando las acciones de Popular han cerrado hoy a 3,434 euros por acción. Está por ver, eso sí, las condiciones de la eventual conversión, que podrían ser modificadas.

Caixabank

El déficit de capital de La Caixa, propietaria de más del 80% de Caixabank, para llegar al mínimo del 9% asciende a unos 600 millones, cantidad que hubiera cubierto con total suficiencia con los 1.500 millones de euros que tiene en bonos necesariamente convertibles, que se transformarán en acciones a finales de 2012 y 2013.

Caixabank también se reserva la conversión anticipada de sus bonos convertibles, pero esta medida no parece imprescindible para que la caja de ahorros alcance el nuevo umbral de solvencia, de manera que en principio los inversores no se verán afectados.

Santander

Santander vendió 7.000 millones de euros en bonos obligatoriamente convertibles en septiembre de 2007 y actualmente tiene en circulación 6.829 millones. Su vencimiento está previsto en octubre de 2012 y por ello pueden computarse dentro del capital de primera categoría definido por la EBA, según aclara el supervisor en uno de los documentos que ha publicado en su página web. También incluye 1.668 millones de euros adicionales en obligaciones necesariamente convertibles en acciones de Santander Brasil que vendió a Qatar Holding y otros inversores en 2010.

El folleto de las convertibles colocadas a través de la red de oficinas en España del Santander hace cuatro años no contempla la conversión anticipada en acciones a instancias del emisor, al menos de manera sencilla, pero este paso no será necesario. Los titulares de los bonos, en cualquier caso, recibirán las acciones que les correspondan a partir del 4 de octubre del próximo año. El precio de canje es de 14,13 euros por acción -a la espera de que emite las acciones correspondientes al scrip dividend que tiene actualmente en marcha-, cuando sus títulos han concluido hoy en los 6,437 euros.

BBVA

BBVA tenía una emisión similar de bonos necesariamente convertibles que canjeó por acciones de manera anticipada el pasado verano. Con la medida, el banco consiguió sumar 2.000 millones de euros de capital de una tacada, aunque en principio la conversión estaba prevista para octubre de 2014.