Muy confidencial

El gran banco ibérico que no pudo ser, BES y Pastor. O el banco gallego andaluz

Banco Pastor no paró de recibir ofertas y proyectos de fusión. El interés que despertó su iniciativa de buscar pareja no se limitó a estudiar sus números por parte de los pretendientes, sino que también llevaron el programa de la boda.

El portugués Espirito Santo (BES) ofreció a Pastor una operación de salvación o de puesta de largo, como se quiera mirar, muy tentadora. Su idea era crear un banco hispanoluso, con dos entidades que conocen los dos mercados, el español y el portugués, porque ambos operan en los dos Estados y, además Galicia y Portugal podrían considerarse mercados naturales.

La fusión de BES y Pastor pasaría a la historia como el primer banco totalmente ibérico. La operación hubiera sido vendida a los mercados como una fusión transfronteriza e internacional. Además, se hubiera acompañado de mensajes positivos, como que era una operación que podría devolver la confianza al sistema financiero español y portugués.

El problema, que ni BES en Portugal ni Pastor en España estaban para muchas alegrías y ambas entidades necesitan el apoyo de otro socio más fuerte que él, o igual o más débil. Y como en el cuento de la Lechera, el cántaro se rompió y la operación no solo no se llegó a hacer, sino que, incluso algunas fuentes aseguran que el presidente del banco gallego, José María Arias, la rechazo de inmediato.

Ah, por cierto, Unicaja también presentó oferta por Banco Pastor. La entidad que preside Braulio Medel no quería perder ninguna oportunidad en caso de que su proyecto (ahora ya aprobado y bendecido) con Caja España y Duero fracasara.