Deja de publicar secretos oficiales

Wikileaks cierra por problemas de financiación

La organización pide donaciones a través de vías alternativas tras denunciar un "bloqueo bancario ilegal" por parte de entidades americanas como VISA, MasterCard, PayPal o Western Union.

Julian Assange, fundador de Wikileaks, durante su comparecencia de prensa de hoy en Londres.
Julian Assange, fundador de Wikileaks, durante su comparecencia de prensa de hoy en Londres.

La organización Wikileaks, que ha publicado miles de documentos comprometedores para los gobiernos de todo el mundo, anunció hoy que dejará a divulgar secretos oficiales a causa de sus problemas de financiación.

El anuncio fue realizado en una rueda de prensa en Londres por el fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien se encuentra en el Reino Unido a la espera de que concluya un juicio de extradición a Suecia bajo la acusación de supuestos abusos sexuales.

Wikileaks señaló que suspende la divulgación de secretos oficiales ante "el bloqueo arbitrario e ilegal" por parte de entidades estadounidenses como el Bank of America, Visa, Mastercard, PayPal y Western Union, y que le han dejado sin acceso a financiación.

Wikileaks se centrará ahora en recaudar fondos, tras denunciar que el bloqueo ha destruido el 95 por ciento de los ingresos del portal y le ha costado miles de millones de euros por la pérdida de donaciones durante un periodo de once meses. En su página web, la plataforma ha publicado una serie de alternativas para poder hacer llegar las donaciones y evitar dicho "bloqueo", así como un vídeo en el que se denuncia la asfixia que, según Assange, están sufriendo por parte de las entidades financieras.

"Nuestros escasos recursos deben concentrarse ahora en luchar contra el bloqueo bancario ilegal", afirmó Assange. "Si no se hace frente a este ataque financiero, entonces habrá un precedente peligroso, opresivo y no democrático, con consecuencias que van más allá de WikiLeaks y su trabajo", agregó.

El fundador del portal también advirtió de que otras organizaciones que denuncian las actividades de grupos poderosos pueden correr la misma suerte que WikiLeaks.

Assange, detenido en Londres el pasado diciembre, permanece en arresto domiciliario en una mansión del este de Inglaterra, pero puede pedir permiso para asistir a eventos como la rueda de prensa de hoy.

El periodista ha negado las acusaciones de las autoridades suecas, que le quieren interrogar por presuntos delitos sexuales cometidos el pasado agosto en Suecia.