Resultados

Ericsson y Nokia baten al mercado en las últimas cuentas trimestrales

Ericsson y Nokia presentaron ayer sus cuentas y ambas batieron las previsiones de los analistas. Así, Ericsson registró un beneficio neto en el tercer trimestre de 3.800 millones de coronas suecas (unos 416 millones de euros), un 6% más que en el mismo periodo del año anterior. Asimismo, los ingresos aumentaron un 17%, hasta 55.500 millones de coronas.

La compañía sueca se vio favorecida por el crecimiento de los negocios vinculados a la banda ancha, especialmente en los mercados emergentes. "El salto de la banda ancha móvil, impulsado por el uso de smartphones y tablets, ha avivado la demanda de redes más rápidas y eficientes aumentando las ventas de la compañía de telecomunicaciones en los primeros trimestres del año", dijo el grupo. No obstante, el consejero delegado, Hans Vestberg, reconoció que con las actuales incertidumbres económicas en diversas partes del mundo, "no podemos descartar a corto plazo un gasto más cauteloso de los operadores". En cualquier caso, los mercados dieron la bienvenida a las cuentas de Ericsson, cuyas acciones subieron ayer en torno a un 4%.

A su vez, Nokia registró unas pérdidas de 68 millones de euros en el tercer trimestre, por debajo de las previsiones de los analistas. Las ventas disminuyeron un 13%, hasta 8.980 millones de euros, en buena medida por la bajada del 39% en las ventas de smartphones. Este descenso vino motivado por la decisión de Nokia de adoptar el Windows Phone de Microsoft como su plataforma para smartphones, en detrimento de Symbian.

Ahora bien, los mercados no vieron mal diversos aspectos de las cuentas, como el aumento del 8% en las ventas globales de teléfonos móviles. Así, las acciones de Nokia subieron ayer un 5,5% en Helsinki, si bien durante varios momentos llegaron a avanzar más de un 10%.

El cambio de Nokia

La semana que viene podría ser la primera en la nueva vida de Nokia. Y es que la compañía finlandesa va a presentar los primeros smartphones con el Windows Phone de Microsoft. Unos terminales con los que Nokia aspira a hacer frente a Google y Apple.